Archivo de la categoría: Farmaindustria

Farmaindustria activa el portal de conexión del Sistema Europeo de Verificación de Medicamentos

Farmaindustria ha informado a sus compañías asociadas de que el portal de conexión del Sistema Europeo de Verificación de Medicamentos (EMVO) “está ya plenamente operativo”, y tiene como objetivo facilitar el proceso de conexión de las compañías farmacéuticas al hub del sistema europeo de verificación de medicamentos, guiando a los usuarios por los distintos pasos del procedimiento, en línea con lo requerido por la Directiva de Medicamentos Falsificados y el Reglamento Delegado que la desarrolla.

or otro lado, “se pone a disposición de los usuarios en la web de EMVO un paquete de información formado por una serie de documentos que explican en profundidad el proceso de conexión, así como las instrucciones de uso del portal”, indican portavoces de Farmaindustria.

Este grupo de documentación “incluye el tipo de información que se requerirá a las compañías farmacéuticas en cada paso, añadiendo muestras de los acuerdos de confidencialidad y de participación cuya firma previa será indispensable para cada usuario que solicite adherirse al sistema”, especifican desde la patronal farmacéutica.

Farmaindustria recuerda que “las compañías de un mismo grupo farmacéutico pueden designar a una de ellas como responsable corporativo de la conexión al portal EMVO”. “Comienza así el proceso de carga de información serializada por parte de los laboratorios en el repositorio europeo, si bien el sistema de verificación no estará plenamente en marcha, tal como prevé la normativa europea, hasta el 9 de febrero de 2019”, finaliza.

Fuente: Acta Médica

Farmaindustria reflexiona sobre cómo avanzar hacia un mejor modelo de transparencia

La ‘Jornada sobre transparencia en el sector farmacéutico’, organizada por Farmaindustria y la ONG Transparencia Internacional España, ha servido para evaluar los últimos pasos de la patronal farmacéutica hacia su “cultura de la transparencia”, que, a juicio de los participantes en la jornada, viene mejorando desde hace años pero que debe buscar huir de la precipitación que en ocasiones ha inundado el proceso.

Así lo aseguró en la presentación de la jornada el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, al decir que “no ha habido año” que no hayan incluido mejoras en su código deontológico publicado en 2002. “Nuestro objetivo es seguir evolucionando; en 2016 dimos un paso adicional”, explicó Arnés, que calificó la puesta en marcha del Código de Buenas Prácticas, junto a la publicación de los primeros datos en junio de 2016, de “iniciativa pionera” y “arriesgada, puesto que desconocíamos cómo iba a interpretarse este tipo de publicación de datos”. “Donde hay opacidad se generan dudas, donde hay transparencia se genera confianza”, apuntó el directivo de Farmaindustria.

Que la lucha de Farmaindustria por generar confianza en la sociedad a través de la transparencia no puede ser solitaria quedó patente en la jornada, a la que acudieron representantes de distintas organizaciones e instituciones. De esta manera, para Agustín Puente, miembro de la Agencia Española de Protección de Datos, “la protección de datos no debe ser un obstáculo sino el límite y el contrapeso” para ver hasta dónde debe llegar esa transparencia. En su opinión, “esa transparencia termina cuando el acceso a la información está justificado y quien accede a esa información no la puede utilizar en su propio beneficio sino para garantizar ese principio de transparencia”.

Un proceso por profundizar
La representante del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, Esperanza Zambrano, alabó el paso de Farmaindustria con su Código de Buenas Prácticas, aunque propuso uno más. “Aplaudimos iniciativas como esta”, aseguró, pero añadió que es necesario “hablar también de cómo ponemos a disposición la información que queremos dar a conocer”. Así, Zambrano destacó “el derecho a conocer pero también a entender” y concluyó que “la gente agradece mucho si se publica de forma clara y comprensible sin tener que estar buscando el dato en el que está interesado, sin poner obstáculos”.

Además, hizo referencia a un tema recurrente a lo largo de la jornada: las prisas y la necesidad de alcanzar la transparencia total y sin fisuras cuanto antes. Para la representante del Consejo de Transparencia, “no podemos pasar del cero a cien; la cultura de la transparencia no crece de la nada, ni en un breve plazo de tiempo”.

“Tenemos que demostrar lo que decimos que hacemos”, opina, por su parte, el director de la Unidad de Supervisión Deontológica de Farmaindustria, José Zamarriego. “No es que creamos que la transparencia en si es uno de nuestros principios, sino que demostramos que lo es”, prosiguió Zamarriego. “Nos la estamos jugando diariamente, con nuestra exposición publica”, añadió, aunque justificó esta exposición en la necesidad de “construir un clima de confianza”.

Diferencias con las sociedades científicas y los profesionales
El recientemente nombrado presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), Fernando Carballo, fue, sin embargo, mucho más crítico con un proceso de transparencia alabado por los participantes en la jornada. “Hay un elemento que nos ha incomodado: las sociedades científicas en general no solamente estamos a favor de las transparencia en las transferencias de valor entre la industria y las sociedades, es que ya lo hacemos. No tenemos ningún inconveniente en transparentar estas transferencias de valor”, afirmó.

El desencuentro entre el modelo de Farmaindustria y las sociedades científicas llega en la formación continuada de los profesionales, que con las normas del Código de Buenas Prácticas deberían declarar, a pesar de no ser un beneficio solo personal sino que, a juicio de Carballo, es un beneficio para todo el Sistema Nacional Sanitario.

“Desde el principio, nosotros advertimos a Farmaindustria que la formación continuada no era un valor en dinero, monetario, sino que era una estructura organizativa” que facilitaba que los profesionales mejoraran su actividad, “y aquí es donde ha habido un conflicto”, apuntó el presidente de FACME. Por ello, Carballo solicitó clarificar cuanto antes la diferencia entre formación continuada y promoción, “para que la formación continuada no nos suponga un gravamen”. “Si conseguimos ponernos de acuerdo, podemos ganar la batalla en las próximas semanas”, declaró, y conseguir así un modelo en el que no haya “buenos y malos”, complementó.

Críticas a la exclusividad de Farmanindustria
A pesar de esta intención de dialogar y de reconocer lo positivo del Código de Buenas Prácticas y el camino a la transparencia, el representante de FACME tuvo tiempo para otra crítica a la patronal farmacéutica. “En los últimos meses, Farmaindustria ha cogido la bandera de la transparencia como una bandera propia, como si los demás no tuviéramos esos criterios o no fuésemos transparentes”, acusó Carballo. “Debemos buscar el punto de acuerdo, demos una imagen de que todos estamos en este barco. Nos duele a veces que parezca que sea la industria farmacéutica la que nos abra los ojos. Los profesionales hace mucho que estamos en este camino”, concluyó.

Ante ello, Humberto Arnés reconoció que las prisas, en el caso de la cultura de la transparencia, no siempre son buenas. “Podemos haber cometido algún error por precipitación”, concedió; sin embargo, eso no resta valor al paso dado por la asociación, añadió. “La relación de la industria con los profesionales siempre asoma ciertas dudas y eso hay que erradicarlo. Es un mecanismo, no es el único, pero permite reducir el conflicto de interés. Sabemos que tiene efectos secundarios, que se crean reticencias”, apuntó, para concluir que “nos alineamos con lo que nos pide la sociedad, nos anticipamos, y creemos que podemos servir de referencia”.

Fuente: Acta Sanitaria