El ICOMEN y AMIFE juntos por la buena salud de la informaciones en Redes Sociales

Ante las recientes noticias publicadas en los medios de comunicación haciéndose eco de cómo ciertos “influencers” recomiendan o promueven el uso de determinados medicamentos sujetos a prescripción a través de sus canales de comunicación, el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM), la Asociación de Medicina de la Industria Farmacéutica (AMIFE) quieren transmitir al público las siguientes consideraciones:

  • Los medicamentos no son un objeto de consumo más, sino que son un bien de utilidad pública por su impacto en la salud humana individual y colectiva. Esto hace que merezcan una especial protección y regulación por parte de los poderes públicos y obliga a los agentes implicados en su desarrollo, fabricación, comercialización y prescripción a mantener unos elevados estándares éticos y científicos.
  • Los medicamentos proporcionan enormes beneficios sobre la salud, no solo de las personas sino, como en el caso de las vacunas, sobre la salud de la población general. Un uso inadecuado de los medicamentos puede ser perjudicial, como es el claro ejemplo de los antibióticos y, como consecuencia, la aparición de cepas resistentes a los mismos.
  • La promoción de medicamentos, en especial las dirigidas a la población general, deben realizarse en el marco de unos elevados estándares de calidad científica y ética, tanto para salvaguardar la salud de los pacientes como para preservar la confianza de estos en la eficacia y seguridad de los medicamentos, en las empresas implicadas en su comercialización y en los profesionales sanitarios.
  • Para salvaguardar todo lo dicho, en España la promoción de medicamentos está regulada por la Ley de Publicidad de Medicamentos de Uso Humano y por un Código de Buenas Prácticas auspiciado por la propia industria farmacéutica. Este marco regulatorio prohíbe explícitamente la promoción de medicamentos sujetos a prescripción dirigida directamente a los pacientes. Los profesionales sanitarios (médicos prescriptores y farmacéuticos) y los integrantes de los departamentos médicos de la industria farmacéutica son las personas con la formación adecuada para ofrecer una información veraz, equilibrada y con rigor científico sobre los medicamentos.

Por todos estos motivos, las organizaciones firmantes declaramos estar en contra de prácticas promocionales dirigidas a la población general de medicamentos sujetos a prescripción por parte de personas sin la formación adecuada como las que en las redes sociales recomiendan y promueven el uso de fármacos y colaboraremos con las autoridades sanitarias en la prevención de dichas actividades.