El gasto en I+D biotecnológica cae un 1,8%

El Instituto Nacional de Estadística ha hecho públicos los datos sobre el uso de la biotecnología en España a cierre de 2013. Las cifras muestran de nuevo una caída en los gastos en actividades de I+D biotecnológica, que disminuyeron un 1,8 por ciento hasta 1.430 millones de euros. Ya en 2012 habían sufrido una fuerte caída del 3,3 por ciento.

También ha descendido según el INE el personal dedicado a actividades de I+D en biotecnología que, en equivalencia a jornada completa, bajó un 3,9 por ciento hasta las 23.186 personas. Esta cifra representa el 11,4 por ciento de todos los empleados en actividades de I+D en el país y el 1,4 por ciento de la población española ocupada.

Cataluña vuelve a ser la protagonista en gasto en I+D biotecnológica, con un 29,3 por ciento de todo el gasto, seguida de Madrid (25,3 por ciento), que pierde algo de protagonismo frente a años anteriores en favor de Andalucía (11,5 por ciento del gasto).

Por áreas de investigación, los servicios de I+D coparon el 51,8 por ciento de todo el gasto en investigación en biotecnología, seguidos de la I+D farmacéutica, que copó el 15,6 por ciento del gasto, perdiendo peso frente al año anterior, cuando representó el 17,3 por ciento del total. A ese porcentaje habría que sumar el gasto en I+D biotecnológica realizado por empresas dedicadas al área de «actividades sanitarias y servicios sociales», que copó el 7,4 por ciento del gasto total.

Pero no sólo las empresas realizaron actividades biotecnológicas. La estadística muestra, de hecho que fue la Administración Pública, a pesar de haber reducido un 4,5 por ciento su gasto en esta área, fue la que mayor gasto interno en I+D biotecnológica realizó sobe el total, al representar el 39 por ciento del total, seguida de las empresas (36 por ciento) y la enseñanza superior (24,7 por ciento).

Las cifras del INE vuelven a situar el acceso al capital como el principal obstáculo que el sector detecta para el progreso de la biotecnología, seguido del tiempo y coste que representan estas inversiones y los requerimientos legales y reglamentarios.

Fuente: Diario Médico

Deja un comentario