20 de mayo, Día Internacional del Ensayo Clínico

En 1747 Jame Lind inició el que está considerado como primer ensayo clínico de la historia que permitió descubrir la falta de vitamina C en el escorbuto de los marineros

James LindEl 20 de mayo se celebró en todo el mundo el Día Internacional del Ensayo Clínico en conmemoración de la fecha en la que James Lind inició el que está considerado como primer ensayo clínico de la historia en 1747 y que permitió descubrir que la causa del escorbuto que afectaba a los marineros de la armada británica era la deficiencia de vitamina C. Los ensayos clínicos permiten generar conocimiento de alta calidad para desarrollar herramientas terapéuticas que mejoren las ya disponibles y contribuyan al alivio y curación de las enfermedades y a la mejora de la calidad de vida de la población. No hay otro elemento que permita hoy por hoy suplir la potencia del ensayo clínico como generador de posibilidades terapéuticas aplicadas al cuidado de la salud.

Para llevarlos a cabo, la sociedad se ha dotado de unas normas que, como elemento vertebrador, garantizan la protección de los sujetos que participan en los ensayos clínicos. Pero también, en segundo lugar, que los resultados de los ensayos clínicos sean de calidad y por lo tanto útiles para la sociedad. Los ensayos clínicos se llevan a cabo en entornos controlados en los que el nivel de vigilancia y cuidados de los pacientes es superior al estándar habitual en la práctica clínica. La investigación clínica es también, además de un motor de conocimiento y esperanza, un importante motor económico: genera empleo en el sector salud y permite generar un tejido industrial vertebrado en torno al conocimiento. (Fuente: AEMP).

James Lind, el iniciador de los ensayos clínicos

James Lind estuvo a bordo del buque Salisbury entre 1746 y 1747. Durante estos viajes, que duraron 10 y 11 semanas, pudo observar cómo el escorbuto se desarrollaba alarmantemente entre los marineros. Observó cómo de 350 marineros sólo 80 lograron sobrevivir.En mayo de 1847 empezó a tratar a los enfermos con dietas diferenciadas:vinagre, nuez moscada, agua de mar, etc. A dos de los enfermos les suministraba naranjas y limones; entonces se dio cuenta de que la gente que consumía cítricos se curaba rápidamente del escorbuto. Además observó que la gente cuya dieta era escasa o nula en frutas y verduras era la que padecía de este mal. (Fuente: Wikipedia).

Deja un comentario