La patronal farmacéutica defiende la no intercambiabilidad de medicamentos biológicos y biosimilares

El Presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve, defendió este viernes, durante el primer Foro sobre Medicamentos Biológicos organizado por la Asociación que preside, el principio de no intercambiabilidad de medicamentos biológicos y biosimilares. “Sólo una deliberación individualizada puede aconsejar cambiar un tratamiento que funciona bien en un determinado paciente”, señaló.

Aunque insistió en que la industria farmacéutica innovadora comparte el objetivo de las autoridades sanitaras de conseguir ahorros que devengan de la pérdida de la exclusividad de los productos biológicos, hizo hincapié en que éstos se consigan atendiendo a los principios básicos de no sustitución y desde el respeto a la máxima competencia una vez superada la protección de las patentes, evitando cualquier discriminación de los productos originales.

Acompañado en la inauguración por la Secretaria General de Ciencia, Tecnología e Innovación,María Luisa Poncela, Antoni Esteve aseguró que a pesar de que son medicamentos muy complejos de producir,  “la industria biofarmacéutica innovadora seguirá evolucionando para satisfacer la creciente demanda de estos nuevos productos”. Durante la última década, los biológicos han supuesto un tercio de las aprobaciones de nuevos fármacos, a pesar de los costes crecientes asociados a su desarrollo. Por esta razón, puso de manifiesto la importancia de propiciar un marco de mayor certidumbre regulatoria, para así fomentar su investigación.

Los medicamentos biológicos son estructuralmente diferentes a los tradicionales de síntesis química y permiten, en muchos casos, desarrollar un abordaje más preciso y eficaz de la enfermedad. En ciertas patologías este tipo de fármacos se han convertido ya en el primer tratamiento disponible. En este sentido, el Presidente de Farmaindustria señaló que “no sólo suponen una expresión de progreso contra ciertos tipos de patologías, sino que son la esperanza para abordar otras muchas enfermedades”.

Esteve destacó que la irrupción de los medicamentos biológicos está suponiendo una auténtica revolución terapéutica y económica, pero también un importante reto tanto para las autoridades sanitarias como para la propia industria innovadora en materia de regulación y de política farmacéutica, por lo que insistió en que es necesario reducir la incertidumbre que rodea el ámbito regulatorio y las políticas de reembolso para evitar la retracción de inversiones, reforzándose las políticas de propiedad industrial.

 Fuente: IM Farmacias