La I+D de la industria farmacéutica pasa por la propiedad industrial

Una mejor protección de la propiedad industrial puede marcar la diferencia para que la industria farmacéutica mantenga su inversión en I+D que, a nivel mundial, ha ascendido hasta los 135.000 millones anuales. Así lo afirma Farmaindustria con motivo de la celebración del Día Mundial de la Propiedad Industrial. Una fecha en la que este sector también ha puesto de relieve cómo esa innovación se traduce en medicamentos que mejoran la salud y la calidad de vida de las personas.

Farmaindustria ha puesto de relieve que en España, la industria farmacéutica invierte del orden de 1.100 millones al año en I+D, lo que le convierte en el sector industrial líder en investigación, con un 21% del total. Además, la mitad de estos proyectos son fruto de la colaboración público-privada entre empresas y entidades de investigación y centros sanitarios. Un panorama que confirmaría al sector farmacéutico como “el gran dinamizador del tejido investigador español y está contribuyendo a reforzarlo”, ha incidido esta organización.

Como consecuencia, el impacto en la salud de esta inversión en I+D es, en su opinión, “evidente” y han puesto como ejemplo “los nuevos medicamentos contra la hepatitis C han permitido curar esta enfermedad, o cómo en las últimas décadas patologías mortales como el sida se han convertido en enfermedades crónicas, y sus pacientes pueden ahora hacer una vida normal”.

Asimismo, Farmaindustria ha destacado que “el mundo vive una nueva revolución en la innovación biomédica, de la mano de la genómica y la proteómica” y que las nuevas tecnologías de la información y el big data “aportan instrumentos valiosos para avanzar”. Ejemplo de ello sería el cáncer, con una gran mejora en las tasas de supervivencia que, en el caso del cáncer de mama, es de más del 90% a los cinco años.

INVESTIGACIÓN CADA VEZ MÁS COMPLEJA

Las oportunidades son muchas pero, en opinión de Farmaindustria, el reto está en que se trata de una investigación cada vez más compleja, multinacional y colaborativa. Por eso, según ha señalado Iciar Sanz de Madrid, directora del Departamento Internacional, “administraciones y profesionales sanitarios, pacientes e industria farmacéutica debemos cooperar para aprovechar todas estas oportunidades. Y para afrontar con éxito este desafío, “es determinante mantener, reforzar y mejorar los sistemas de protección de la propiedad industrial, garantía básica para que los niveles de inversión en investigación biomédica no dejen de crecer año a año”.

Fuente: Innovaspain