Farmacéuticas y ‘biotec’ estrechan lazos sin receta

Cuando uno tiene lo que al otro le falta, ¿por qué no unirse? Eso debieron preguntarse los laboratorios farmacéuticos y las empresas biotecnológicas, que llevan algunos años sumergidos en colaboraciones cada vez más frecuentes y más estrechas para sobrevivir y ser competitivos en un sector donde en el camino al éxito hay que sortear años -a menudo casi dos décadas- de riesgo.

Lo primero debe ser reconocer que existe un problema. «La industria farmacéutica (toda, desde la más pequeña hasta la más grande) tiene un problema de productividad», explica Luis Ruiz, CEO de Spherium Biomed, quien sabe de primera mano que «cada vez es más caro y largo llevar un fármaco al mercado porque cuesta más encontrar aspectos diferenciales». Precisamente por ello, el directivo de la empresa -que es una joint venture entre las catalanas Ferrer y Janus Developments- considera que la industria está ante un cambio de paradigma y ha ampliado miras abriéndose a la innovación externa. «El concepto de I+D clásico se ha visto desplazado para acceder a los descubrimientos que hacen otros, fundamentalmente en entornos académicos y que la industria biotec madura hasta que puedan ser incorporados a los portfolios de las empresas más consolidadas y con capacidad financiera de llevarlos al mercado», dice Ruiz.

Porque si bien las biotecnológicas tienen los conocimientos científicos, de lo que a menudo no disponen es de financiación o de expertise en aspectos relacionados con la regulación, la industria o la clínica. Ahí es donde entran las grandes farmas, en una ecuación que ambos quieren resolver juntos para poder transformar los conocimientos en, como apunta Ruiz, «cajitas que se vendan en farmacias» en pro de la salud del paciente, por el que a menudo se olvidan los egos. «Tanto a través de ventas propias como de venta de terceros es posible recuperar las inversiones de la compañía», admite Ruiz.

Leer más en El Mundo

Deja un comentario