Economía y Hacienda diseñan la ‘otra’ agenda

Los ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas y de Economía y Competitividad marcan la agenda externa del ministro de Sanidad. El departamento que dirige Cristóbal Montoro negocia con la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria la fijación de un techo de gasto que garantice la sostenibilidad del sistema y la incorporación de nuevos medicamentos.
Las negociaciones entre Hacienda y la industria se han prolongado. El acuerdo parecía inminente a tenor de las últimas declaraciones que habían hecho el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y el secretario general de Sanidad, Rubén Moreno. Sin embargo, el techo de gasto no ha quedado incluido en el paquete de medidas que aprobó el último Consejo de Ministros de 2014 para garantizar la financiación y la liquidez de las comunidades autónomas. “Habrá acuerdo o no en función de la disposición de la industria”, advirtió Montoro, tras el último Consejo de Política Fiscal y Financiera de 2014, donde manifestó su intención de continuar con las negociaciones
De momento, el Gobierno ha establecido un nuevo fondo con la intención de que sirva a las autonomías para hacer frente a los pagos de los proveedores, entre ellos, los sanitarios. Con el objetivo de facilitar el pago de la deuda, Hacienda ha establecido un tipo de interés cero para aquellas comunidades que se acogieron al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Esta medida servirá para tranquilizar a aquellas regiones que habían asegurado encontrarse asfixiadas por los intereses de la deuda financiera.

A la espera de la Ley de Colegios 
El otro punto ajeno al ministerio de Sanidad y que mantiene en vilo a los profesionales sanitarios es la Ley de Servicios y Colegios Profesionales. El anteproyecto de Economía y Competitividad sigue a la espera de su aprobación en Consejo de Ministros, lo que daría pie a su tramitación parlamentaria.
Los borradores filtrados han generado una sensación agridulce en los consejos generales de médicos y enfermeros. El texto viene a reforzar la colegiación obligatoria, una de las reclamaciones del sector, pero permite que un profesional pueda escoger colegio, independientemente de la ciudad en la que ejerza. Tanto la OMC como el CGE se han mostrado muy reacios a este punto del acuerdo, ya que dificulta a las corporaciones la labor de control y sanción ante una posible negligencia.
El anteproyecto incluye también un capítulo sobre incompatibilidades para que los directivos de colegios no puedan compaginar su cargos en partidos, sindicatos, AA.PP. o aseguradoras.

Fuente: Gaceta Médica

Deja un comentario