Archivo de la categoría: Inversión

La industria farmacéutica anuncia 1.000 millones de inversión en España

Un total de diez compañías farmacéuticas con plantas de producción en España, tanto multinacionales como empresas nacionales, han anunciado en el último año inversiones en nuestro país por una cuantía que supera los 1.000 millones de euros. Entre los laboratorios que tiene previsto ampliar sus fábricas en España en los próximos años aparecen siete multinacionales con filiales en nuestro país: dos británicas, AstraZeneca y GlaxoSmithKline; dos estadounidenses, Pfizer y Lilly; una alemana, Merck; una suiza, Roche; y una danesa, ALK-Abelló; y tres compañías nacionales: dos catalanas, Grifols y Esteve; y una madrileña, Laboratorios Rovi.

De las primeras, destaca la inversión anunciada por la farmacéutica británica AstraZeneca, que la pasada semana anunció una dotación de unos 540 millones de euros en su nuevo centro de investigación, abierto recientemente en Barcelona, en los próximos tres años, entre 2015 y 2017. Esta compañía compró a la catalana Almirall el pasado año su negocio de respiratorio, el mismo que reforzará ahora con esta inversión.

Igualmente, la alemana Merck tiene inversiones de 15 millones de euros en la ampliación de su planta de Tres Cantos en Madrid, otros 11 millones en una nueva planta química en Mollet del Vallès (Barcelona) y aproximadamente más de 20 millones en remodelar la planta farmacéutica que ya dispone en esta localidad catalana.

Por su parte, la suiza Roche ha asegurado que aportará 30 millones este año al centro de excelencia informática que la compañía mantiene desde hace diez años en Madrid. La compañía utiliza este centro para el desarrollo de medicamentos innovadores a través de la bioinformática.

Madrid, Barcelona… y Burgos

La mayoría de estas inversiones se realizarán en las áreas de Madrid y Barcelona, pero otras provincias, como el caso de Burgos, se verán beneficiadas por estos proyectos. Es el caso de la factoría que la británica GlaxoSmithKline (GSK) posee en Aranda de Duero, dedicada a la producción de medicamentos para enfermedades respiratorias, y que tiene prevista una inversión cercana a los 20 millones de euros durante los próximos cuatro años.

Desde EEUU, la primera farmacéutica mundial, Pfizer, anunció la semana pasada una nueva inversión de 20 millones de euros en su planta de San Sebastián de los Reyes, en Madrid. Por su parte, la farmacéutica Eli Lilly eligió este año a la filial española para que asuma parte de la producción de Indianápolis (EEUU), lo que supondrá una inversión adicional de 11 millones de euros que se unirán a los ocho previstos este año para su planta de Alcobendas en Madrid. También la danesa ALK-Abelló has destinado 6 millones de euros a una nueva planta en Madrid, donde fabricará un nuevo producto de la compañía para todo el mundo.

Entre las farmacéuticas españolas destacan los planes anunciados por Grifols, Esteve y Rovi. La primera ha afirmado que en el primer trimestre del año dará a conocer los planes para una nueva planta productiva, que podría alcanzar los 300 millones de inversión y estar situada en Barcelona, aunque la compañía aún duda si llevarse esta planta a EEUU. Por su parte, Esteve anunció hace un año una inversión de 18 millones para su planta de Martorelles, donde emplea a 450 personas; mientras la madrileña Rovi invertirá 4 millones de euros en una nueva fábrica en Madrid adquirida recientemente a la estadounidense Johnson & Johnson, donde producirá nuevas vacunas.

La nueva apuesta de la industria farmacéutica en nuestro país llega tras unos años en que la inversión se había ralentizado. Se estima que la cuantía total de la inversión de la industria farmacéutica en España cayó en torno a un 7% en el año 2013. Así lo reflejaba el informe Las dificultades de la industria farmacéutica en España, que apuntaba como el aumento de la presión fiscal, el ajuste de los precios de medicamentos, el retraso en los pagos por parte de la Administración y los constantes cambios legislativos habían provocado “un marco inestable e incluso desaconsejable” para la inversión en el sector farmacéutico en nuestro país.

En España, la industria farmacéutica comenzó su ajuste en 2011, cuando el número total de empleados directos se redujo un 5%, hasta los 37.790 trabajadores, propiciado por un descenso acusado en las ventas. Sin embargo, los recursos destinados a la inversión aumentaron un 6,8% ese mismo año. Al año siguiente, no obstante, se produjo un acusado descenso, con una contracción de la inversión del 9,1%.

Fuente: El Economista

En 2014 descendieron las inversiones de la industria farmacéutica en I+D

La información facilitada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio sobre la resolución de la convocatoria 2014 del Programa Profarma 2013-2016 para el fomento de la competitividad en la Industria Farmacéutica, se pone de manifiesto un descenso de las inversiones en I+D de los laboratorios acogidos a dicho plan.

De acuerdo con la información oficial, en 2014 hubo 55 empresas incluidas en dicho plan (una más que en la convocatoria de 2013), de las que nueve conformaban el Grupo A-Excelentes; ocho, el Grupo A-Muy Buenas; 11, el Grupo A-Buenas; siete, el Grupo A-Aceptables; cuatro, el Grupo B-Aceptables; una, el Grupo C-Aceptable; cuatro, el Grupo B; y 11, el Grupo C. De entre los aspectos que llama la atención figura el hecho de que la multinacional MSD ha pasado del grupo A-Buenas al grupo C-Aceptables.

El conjunto de los seis primeros grupos,  integrados por excelentes, muy buenas, buenas y aceptables, en total 40,invirtieron en I+D 35,956 millones de euros, mientras que en 2013 habían dedicado a tal fin , 46,318 millones.

El objetivo genérico del programa PROFARMA (2013-2016) es favorecer la competitividad del sector farmacéutico; potenciando aquellas actividades que resultan fundamentales y que aportan un mayor valor añadido, como la inversión en nuevas plantas industriales y en nuevas tecnologías para la producción, y fomentando la investigación, el desarrollo y la innovación. Por tanto, incrementar la competitividad en la industria farmacéutica implica:

a) Para las empresas nacionales, buscar mercados más amplios por medio de la internacionalización, incorporar la utilización de nuevas tecnologías en sus procesos productivos y de I+D+i, y mejorar en la focalización de sus líneas de investigación.
b) Para las empresas multinacionales, aumentar su compromiso en el desarrollo de la estructura industrial, aumentando su esfuerzo inversor tanto en producción como en I+D+i en España y mejorar significativamente la balanza comercial.
Objetivos previstos
Los objetivos previstos en PROFARMA, recogidos en el Acuerdo de la Comisión Delegada del Gobierno para asuntos económicos del día 23 de mayo de 2013, son:

  •  El aumento de las inversiones totales realizadas en España por las empresas participantes en PROFARMA, considerándose especialmente relevante el aumento de las inversiones en activos de producción y de investigación, desarrollo e innovación.
  • El incremento en los gastos en I+D+i.
    El incremento del empleo en actividades relacionadas con la I+D+i, así como en producción y control de calidad.
  • La inversión del déficit de la balanza comercial de las empresas incluidas en PROFARMA.
  • El incremento de los gastos corrientes en I+D+i sobre las ventas al Sistema Nacional de Salud.

La valoración de las empresas en el programa tiene como consecuencia un impacto reductor en las aportaciones que éstas deben hacer al Sistema Nacional de Salud de acuerdo con lo previsto en la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

El Comité de Coordinación acordará la clasificación de las empresas en los siguientes grupos:

  • Grupo A: Compañías con actividad investigadora significativa con planta propia de producción farmacéutica o centro propio de I+D básica o preclínica.
  • Grupo B: Empresas con planta propia de producción farmacéutica y que realizan algunas actividades de I+D+i, como desarrollo tecnológico, pero no alcanzan el nivel de significativas.
  • Grupo C: Empresas sin planta de producción farmacéutica pero con actividad de I+D+i propia o contratada en territorio nacional.

Asimismo, el Comité de Coordinación acordará la calificación de las empresas en las categorías siguientes: – Excelente; – Muy Buena; – Buena y – Aceptable.

Fuente: Acta Sanitaria

Los laboratorios farmacéuticos aumentan su inversión publicitaria un 20% en 2014

La inversión publicitaria llevada a cabo por los laboratorios farmacéuticos en 2014 fue un 20 por ciento mayor que en el año anterior, alcanzando la cifra de 110 millones de euros, según se desprende del estudio ‘Arce Media-Berbés’, realizado por la empresa de investigación Arce Media para la agencia de comunicación Berbés Asociados.

De esta forma, el sector farmacéutico continúa el camino de la recuperación en 2014 en esta área e iguala los valores de 2007, tras dos años de resultados positivos y después del periodo de crisis que redujo las inversiones publicitarias de los laboratorios.

Frente a estos datos, del estudio se extrae también que este porcentaje es cuatro veces mayor que el aumento experimentado por el conjunto de la inversión publicitaria que, en el mismo año fue del 5 por ciento, lo cual refleja que el interés de los laboratorios por publicitarse en los medios es mayor que el de otros sectores.

“Todas las inversiones publicitarias están ligadas a una mejor situación económica, pero cada sector tiene sus propias variables. Así, en la industria farmacéutica el aumento de la inversión se puede deber a un mayor consumo de medicamentos en 2014 y a la ventaja que existe desde 2012 de que muchos de ellos se compren directamente en farmacias, intentando los laboratorios posicionar sus marcas entre los consumidores”, ha comentado el residente ejecutivo de Arce Media, Jesús Pascual.

Entre las compañías que mayor inversión publicitaria realizaron entre 2010 y 2014 destacan Reckitt Benckiser, Johnson & Johnson, Novartis y Boehringer-Ingelheim, con más de nueve millones de euros invertidos en publicidad cada uno, siendo Bayer, con alrededor de seis millones, el quinto laboratorio que mayor desembolso publicitario llevó a cabo en estos años.

“El crecimiento del consumo de ciertos productos farmacéuticos de uso cotidiano ha llevado a los laboratorios farmacéuticos a una dura competencia que se ha desarrollado en importantes campañas de publicidad, marketing y comunicación estratégica”, ha apostillado el consejero delegado de Berbés Asociados, Pedro Cano.

ANTICATARRALES Y ANTIGRIPALES, PRINCIPALES PRODUCTOS PUBLICITADOS

Respecto al tipo de productos farmacéuticos que los laboratorios farmacéuticos publicitaron en mayor medida en los medios destacan los anticatarrales y antigripales, complementos alimenticios, complejos vitamínicos, antisépticos bucofaríngeos y los antiácidos y digestivos.

Ahora bien, no todos los medicamentos pueden ser publicitados, sino que solo están abiertos a ello los que se adquieren sin prescripción facultativa y los que no contienen sustancias psicotrópicas o estupefacientes entre sus compuestos. Además de ello, tienen que pasar por “fuertes” restricciones y obtener ciertos permisos para poder realizar publicidad en los medios.

De hecho, según ha explicado Cano, en el sector farmacéutico toda acción de comunicación, publicidad o marketing tiene un marco regulatorio “muy estricto” que incluye sus propios mecanismos de vigilancia y autorregulación, además de los sistemas existentes en la Administración.

Por ello, las marcas de productos farmacéuticos que mayor inversión publicitaria realizaron en 2014 corresponden a estos medicamentos que no necesitan prescripción. Concretamente, ‘Durex’, ‘Frenadol’, ‘Strepsils’, ‘Voltadol’ y ‘Rhinomer’ son los que más se publicitaron en los medios en el último año.

Finalmente, de la investigación se desprende que de las 39 marcas que han invertido más de un millón de euros en 2014, once de ellas no estaban presentes en los medios en 2011.

Fuente: El Economista

El Gobierno quiere que la industria compense el exceso de coste en farmacia

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha asegurado hoy que el Gobierno está negociando con la industria farmacéutica para que compense al Estado a través del Sistema Nacional de Salud en el caso de que se produzca un exceso de gasto de farmacia que supere el incremento del PIB.

En declaraciones a los periodistas durante una visita al Centro de Referencia Estatal de Enfermedades Raras de Burgos, el ministro ha explicado que el objetivo del Gobierno no es solo contener el gasto de farmacia en el presupuesto de Sanidad, sino también cerrar un acuerdo para contener el gasto sin merma de ningún medicamento que sea necesario y que si se produce un exceso de gasto sea compensado por la industria farmacéutica.

Alonso ha insistido en que es “muy importante” para el Gobierno que todo el mundo tenga acceso a los medicamentos que necesite, algo que considera que se está consiguiendo.

Sin embargo, ha apuntado que el Gobierno también trabaja en la contención de ese gasto, porque cada vez que no se controla se traslada todo el peso al capítulo uno del presupuesto, que corresponde a la retribución de los profesionales.

Para evitarlo, asegura que se ha habilitado un sistema de incorporación voluntaria para las comunidades autónomas para el control de ese gasto, en coordinación con el Ministerio de Hacienda, aunque se trata de una medida que incluye también el acuerdo con las industrias farmacéuticas para que se comprometan a “un horizonte de gasto acorde con el que pueda realizar el país, y si hay un exceso, que también haya una compensación al Estado”.

Fuente: El Confidencial

Tres décadas de reinvención sin cesar

En los últimos 30 años, no hay industria que no haya cambiado de arriba abajo. Pero, una de las que más se ha trasmutado ha sido la farmacéutica. Pese a que el sector se sigue ocupando de lo mismo que hace tres décadas –desarrollar y vender medicamentos–, todo lo demás se ha modificado. Y sigue haciéndolo ya que, según Juan José Polledo, director de relaciones institucionales de Pfizer, “estamos en un momento de fuerte transformación, adaptándonos a un entorno totalmente diferente del de hace años”.

El principal cambio que ha sacudido a la industria ha sido en el modo de obtener nuevos fármacos. La escasez de nuevos medicamentos en las últimas fases de I+D es alarmante, las exigencias de las autoridades para su aprobación han crecido y las tasas de fracaso en el prelanzamiento también. Además, las grandes compañías están perdiendo muchos de sus exitosos productos, por la expiración de sus patentes. Todo lo contrario de lo que sucedía hace tres décadas, cuando el sector vivía una situación más cómoda: generaba una cierta abundancia de nuevas medicinas, algunas verdaderos ­blockbusters (medicinas de largo alcance, para públicos masivos), que generaban enormes ingresos.

“Entre 1985 y 2000”, explica Ludovic Helfgott, presidente de AstraZeneca España, “la industria vivía básicamente de los grandes fármacos para la medicina de atención primaria”. Las empresas entendían la salud como una rama más del gran consumo. Había pocos medicamentos para los médicos especialistas o de medicina secundaria. Hoy el sector afronta una situación distinta, una escasez de nuevos fármacos en el llamado pipeline (flujo de nuevos proyectos). Una situación que resulta preocupante para el sector, que se enfrenta al llamado patente cliff o precipicio de las patentes, es decir, la pérdida de sus derechos sobre las medicinas, que luego son fabricadas y vendidas como genéricos por parte de otras empresas. Inevitablemente, esto les está mermando sus ingresos.

Más genéricos a la vista
Esto se va a agravar en el futuro, lo que es bueno para el mercado de genéricos, que no ha dejado de crecer en los últimos años en el mundo. Autorizados en 2001 en España, suponen ya, apunta Ángel Luis Rodríguez, director de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (Aeseg), “un 18% de la factura total del sector farmacéutico en valor (1.800 millones de euros) y un 38% en volumen”. En Europa, los ratios son un poco más elevados: un 25% y un 55%, respectivamente. Los genéricos, producidos y vendidos en España por 25 empresas, cuestan de media un 40% menos que el fármaco de marca, lo que ha generado en 14 años “14.000 millones de ahorros al sistema”, explica Rodríguez.

Pero ¿por qué está siendo tan difícil poner nuevas medicinas en el mercado? Lo primero, porque ha habido un cierto agotamiento de las posibilidades de encontrar nuevas moléculas en la química fina: mientras que los nuevos fármacos bio, generados por el sector biotecnológico, solo ahora empiezan a mostrar resultados. Otra razón que apunta Helfgott es que “ahora estamos abordando enfermedades más complicadas, como el cáncer, o metabólicas, en las que resulta más difícil encontrar productos efectivos”.

Leer más: El País

Hacienda ultima un fondo para financiar inversiones sanitarias

El Ministerio de Hacienda ultima la creación de un nuevo fondo para que las comunidades financien las inversiones sanitarias. Se trataría de una línea de crédito con condiciones similares a las del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) con un interés próximo al 0% y a devolver a 10 años para que las comunidades puedan afrontar en condiciones ventajosas la compra de medicamentos e inversiones en hospitales. La adhesión a este fondo será voluntaria y exigirá una serie de requisitos entre los que figuran que el gasto sanitario no podrá crecer más que el PIB.

Es una de las medidas incluidas en el Protocolo para garantizar la sostenibilidad del sistema de salud que han elaborado conjuntamente Hacienda y Sanidad y que prevén presentar a las comunidades autónomas en breve para que den su visto bueno.

El texto recoge una veintena de medidas entre las que se incluye la obligación de las autonomías de informar sobre todos los capítulos del gasto sanitario mensualmente: farmacéutico, hospitales, y suministros sanitarios.

El gasto sanitario en España supone cerca de 65.000 millones de euros, algo más de seis puntos del PIB. La sanidad es una competencia a las comunidades autónomas. Las administraciones regionales destinan casi el 40% de su presupuesto a gasto farmacéutico, mantener los hospitales y, en definitiva, asistencia sanitaria.

El Gobierno ha diseñado este Protocolo para controlar ese gasto que subió a un ritmo de casi el 10% durante los años previos a la crisis y ha disminuido una media del 3% anual durante los años de recesión —9.933 millones menos entre 2009 y 2013—. “Resulta esencial que las comunidades calculen de forma común una serie de indicadores en materia de gasto farmacéutico y sanitario, que permitan un mejor seguimiento”, señalan desde Hacienda.

Las comunidades que se sumen a este nuevo instrumento de financiación estarán sujetas a unos límites de gasto sanitario. Su cumplimiento será evaluado anualmente. En el caso de que no superen los límites de gasto podrán obtener ventajas económicas. En el supuesto contrario, las que gasten más del tope deberán adoptar medidas de ajuste como la imposibilidad de aprobar la cartera de servicios complementaria y la aplicación de las medidas de ajuste que sean aprobadas en la comisión delegada del Gobierno.

Este Protocolo, cuya adhesión es voluntario por parte de las comunidades, refuerza las acciones del Ejecutivo para la sostenibilidad del sistema sanitario, explican desde el ministerio. En este sentido, la Administración General del Estado tendrá un especial celo en el seguimiento de los periodos medios de pago a la industria sanitaria y a las oficinas de farmacia en relación a los gastos por medicamentos, productos sanitarios y recetas médicas.

El Gobierno creará también una comisión de seguimiento con responsables del Ministerio de Hacienda, de Sanidad, representantes de la industria sanitaria y de las comunidades autónomas que se sumen al Protocolo.

Esta comisión elaborará un informe inicial con los objetivos a varios años sobre gasto sanitario, farmacéutico y eficiencia del sistema. Y analizará semestralmente el grado de cumplimiento.

Entre las medidas propuestas en el Protocolo y que ya han sido aceptadas por la industria sanitaria y algunas comunidades figuran: “la potenciación del sistema nacional de compras centralizadas de medicamentos, el establecimiento o mejora de los programas relativos al seguimiento de pacientes polimedicados y crónicos, la promoción de las actuaciones para la mejora de los programas relativos al seguimiento de hiperprescriptores y vigilancia del desplazamiento del prescriptor a alternativas menos eficientes, el impulso del uso de especialidades farmacéuticas genéricas y biosimilares, la promoción de las actuaciones tendentes a la integración de farmacia hospitalaria en los sistemas de receta electrónica y potenciación de la informatización de la dispensación hospitalaria, el establecimiento o mejora de los programas relativos a los sistemas electrónicos de facturación, mejoras en materia de periodos de pago a la industria farmacéutica y a las oficinas de farmacia”.

En los próximos días, el Gobierno presentará este Protocolo a las comunidades para tratar de que se sumen al mismo.

Fuente: PM Farma

713 millones de euros para investigadores

Las Consolidator Grants, están destinadas a investigadores de cualquier nacionalidad que trabajen en la Unión Europea o que estén dispuestos a trasladarse a ella. Que tengan entre 7 y 12 años de experiencia después de haber obtenido el doctorado y que trabajen en un centro de investigación.

En esta convocatoria, han conseguido subvenciones investigadores de 38 nacionalidades. A los científicos españoles les han correspondido 33 becas, por detrás de alemanes con 69, franceses con 44 y británicos con 37. También han sido becados más de 30 investigadores procedentes de Australia, Canadá, China, India, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Rusia y Estados Unidos.

La proporción de mujeres ha sido del 28% (24% en 2013) y han obtenido en proporción más becas que los hombres, 15,2% para ellas y un 14,9% para ellos.

En total se presentaron 2.528 candidatos con una media de edad de 39 años.

Investigarán sobre las causas de los comportamientos peligrosos de los adolescentes, la naturaleza del autismo o la dislexia, o irán más allá de las teorías de Einstein para entender mejor la gravedad o el universo oscuro.

Fuente: EuroXpress

El cdti invierte 44 millones para 87 proyectos de i+d+i empresarial que generarán 745 empleos

El Consejo de Administración del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) ha aprobado 87 nuevos proyectos de I+D+i con un presupuesto total de casi 56 millones de euros, que generarán 745 puestos de trabajo.

En concreto, el CDTI aportará cerca de 44 millones de euros impulsando, de esta manera, la I+D+i empresarial, según informó este jueves la entidad pública dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad.

De las iniciativas aprobadas, 75 son proyectos individuales de I+D, ocho pertenecen a la Línea Directa de Innovación, tres son proyectos consorciados de I+D en los que participan seis empresas y un proyecto corresponde a la Línea de Innovación Global que tiene por objetivo financiar proyectos de inversión en innovación e incorporación de tecnología innovadora que contribuyan al crecimiento e internacionalización de empresas españolas cuyas instalaciones se encuentren ubicadas en España o en el extranjero.

En el desarrollo de estos proyectos participan 83 empresas, de las cuales el 70% son pymes y, de éstas, el 50% pertenece a sectores de media y alta tecnología. Del total de las compañías implicadas, 29 reciben por primera vez financiación del CDTI.

El centro estima que la suma de estas iniciativas supondrá la generación de 308 empleos directos que movilizarán, además, 437 empleos indirectos, lo que en total supondría 745 empleos para el conjunto de la economía.

En este Consejo, el CDTI ha aprobado 66 proyectos cofinanciados con fondos de la nueva ronda Feder, con una aportación pública (de CDTI y Feder) de cerca de 33 millones de euros.

Asimismo, el CDTI extiende el tramo no reembolsable, hasta el 20% de la ayuda concedida, a todos los proyectos cofinanciados con la nueva ronda de fondos Feder, con independencia del tamaño del beneficiario.

Además, en este Consejo el CDTI ha mejorado el tramo no reembolsable de los proyectos de Cooperación Tecnológica Internacional que ahora será de hasta el 30%, tanto para pymes como para las grandes empresas.

Fuente: El Economista

Poncela apuesta por duplicar la inversión privada en la I+D+i

Las inyecciones económicas son vitales para que la investigación pueda crecer y, ante la falta de estímulos públicos, la mano privada se hace imprescindible. Por ello, la secretaria general de Ciencia, Tecnología e Innovación, María Luisa Poncela, aseguró, durante la celebración del Foro España Innova, que el sector empresarial privado debe “duplicar” su inversión en I+D+i si España quiere alcanzar la media de la Unión Europea (UE) de gasto en innovación del 2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).
Durante la conferencia que pronunció en este foro, Poncela aseguró que el sector público debe elevar un poco su inversión en investigación para homologarse a la media, “pero el problema lo tenemos en el sector privado”, ya que su aporte representa el 0,68 por ciento del PIB mientras la media de la UE está en el 1,3 por ciento. Ante estos datos, Poncela explicó que “el tamaño de nuestras empresas hace muy difícil que podamos duplicar esa cifra en I+D+i”. Por ello, aseguró, es preciso “atraer inversiones de las grandes corporaciones”.
Por otro lado, Poncela adujo que, si las empresas españolas “siguen pensando en hacer su actividad con el calcetín propio o con el acceso al crédito, tendremos siempre pequeñas empresas”. En este sentido, añadió que es necesario un cambio de cultura o “seguiremos siendo un país que nunca estará en los primeros puestos de los rankings europeos”.

Fuente: El Global