Archivo de la categoría: Industria

De la HTA a la EMA: Los asuntos que van a marcar la política farmacéutica durante 2017

El año 2016 fue para el diálogo farmacéutico europeo un punto de no retorno. Por primera vez se pusieron de manifiesto los problemas y deficiencias del actual modelo. Parece que el año 2017 será igual de prometedor.

La Alianza Europea por la Salud Pública (EPHA, por sus siglas en inglés), a través de su responsable para Acceso Universal y Medicamentos Asequibles, Yannis Natsis, ha señalado cuáles son los cinco asuntos más candentes que marcarán la política farmacéutica comunitaria hasta el 31 de diciembre.

La evaluación de los incentivos al sector farmacéutico; el futuro de la HTA; el debate en torno a las licencias adaptables; el marco de cooperación entre los estados miembro y el papel de la Agencia Europea del Medicamento conforman una agenda que apunta directamente a la industria farmacéutica y que es necesario complementar con las prioridades de Malta, país que acoge la presidencia semestral hasta junio.

| Leer artículo |

Fuente: El Global

Donald Trump reclama la vuelta de la fabricación de fármacos a EE.UU.

La primera rueda de prensa del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tras las elecciones presidenciales de noviembre ha tenido un marcado protagonismo para la industria farmacéutica. De hecho, Trump ha reclamado expresamente a las compañías farmacéuticas estadounidense que vuelvan a producir en aquel país. “Nuestra industria farmacéutica tiene que volver. Somos el país que más fármacos consume pero no los fabricamos aquí. Hay que aumentar las subastas y licitaciones para obtener un precio más competitivo. Somos el mayor comprador de medicamentos y no disponemos de suficientes subastas”, aseguró.

Estas declaraciones se enmarcan dentro de la política de Trump de recuperar la industria del país y en anteriores ocasiones ha denunciado la deslocalización de compañías fuera de las fronteras estadounidenses, especialmente la farmacéutica, hasta el punto de que la recuperación de la industria fue uno de sus principales argumentos electorales.

La principal consecuencia de estas declaraciones se experimentó inmediatamente en la cotización bursátil de la industria farmacéutica en Wall Street, ya que los valores farmacéuticos han empezado a experimentar caídas sensibles. A los pocos minutos de la intervención de Trump Alexion perdía un 5,3 por ciento, Biomarin un 3,29 por ciento, Mylan un 3,75 por ciento, Shire un 4,53 por ciento o Pfizer un 2,66 por ciento. Estas caídas se replicaban ademas en otras corporaciones del sector como J&J (-1,4 por ciento), Amgen (-2 por ciento), Biogen (-2,4 por ciento) o Gilead (-2,3 por ciento). Al cierre de esta edición los valores farmacéuticos mantenían la tendencia a la baja.
Derogar el Obamacare
El presidente electo también ha cargado contra la joya de la corona de la administración saliente, el denominado Obamacare. En este sentido Trump auguró su inmediata derogación en cuanto tome el poder “Obamacare es un desastre . Hay un aumento del 100 por ciento de las primas en algunos casos. Podíamos esperar a que en 2017 implosionase pero vamos a presentar un nuevo plan en cuanto los secretarios accedan de forma oficial al cargo. Derogaremos y presentaremos el plan en el mismo día, incluso en la misma hora. Tendremos una sanidad menos costosa y mejor”.

Fuente: El Global

Buenos augurios para la industria farmacéutica

Según los análisis que publica EvaluatePharma, la industria farmacéutica crecerá en un 6,3% por año hasta 2022, llegando a la cifra inaudita de 1,12 trillones de dólares en 2022. La nueva ola de terapias innovadoras aprobadas por los reguladores en los últimos tres años será el motor central para mantener esta tendencia, junto con los resultados de la transformación del modelo de I+D.

Sin embargo, una dinámica en juego podría alterar especialmente esta visión optimista. Los 249 mil millones de dólares que se esperan en ventas entre 2016 y 2022 pueden estar en riesgo, con el fin de varias patentes responsables de varios grandes ventas de la industria farmacéutica actual.

La tendencia europea va a seguir la misma trayectoria observada en el mercado americano, con un crecimiento del 8,8% partiendo de las cifras del 2014. Novartis y Sanofi seguirán ocupando las dos primeras posiciones, y Roche sacará a Pfizer del podio de ganadores. Por su parte, Opdivo y Revlimid competirán por alzarse con la medalla de oro en la competencia de medicamentos.

Se espera que continúe la buena senda de los medicamentos biológicos, con una nueva era en la que ya se colocan como los grandes ventas. La llegada de la biotecnología podría crecer de un 24% a un 29% entre 2015 y 2022. En este momento, hasta la mitad de los 100 productos más vendidos podría tener una naturaleza biológica.

De un modo similar a las tendencias de hoy, la onchttp://www.imfarmacias.es/noticia/10932/buenos-augurios-para-la-industria-farmaceuticaología se mantendrá como la terapia que crece más rápidamente en los próximos seis años. Será seguido antidiabéticos, aunque salvando las distancias. Si la primera podría llegar a recaudar hasta 190 mil millones de dólares en 2022, la lucha contra la diabetes podría superar los 66 mil millones de dólares.

Nuevos productos emergentes y las firmas detrás de ellos ya han empezado a formar parte de un escenario global en pleno proceso de cambio. Patentes y nuevos medicamentos biológicos serán los asuntos que ocuparán a los profesionales de la industria, quienes no deberían temer al mercado, donde el optimismo parece la regla. (…)

(Leer más)

Fuente: IM Farmacias

La industria británica vira de la I+D propia a la ‘Open Innovation’

En los últimos años, la industria ha tenido que hacer frente a un aumento considerable de los costes para la investigación y desarrollo de nuevos fármacos. En poco más de una década la inversión realizada por las compañías farmacéuticas a nivel global en este campoaumentó en un 145 por ciento, superando ya los 2.500 millones de dólares, según las últimas estimaciones publicadas por el Tufts Center for the Study of Drug Development (CSDD)

Este aumento de la inversión ha provocado que muchas compañías tengan que buscar colaboraciones o acuerdos con instituciones para lograr avanzar en I+D. De hecho, la denominada Open Innovation parece que ha llegado al sector para quedarse, tal y como asevera un informe publicado por la patronal británica, Abpi, en el que se apunta a un aumento de un 60 por ciento de las inversiones en trabajos de I+D subcontratada o colaborativa entre 2005 y 2015. Al mismo tiempo, el informe advierte de una disminución del personal destinado a I+D de las compañías farmacéuticas. En este sentido, apunta a un descenso del 22 por ciento en términos de empleo en las compañías farmacéuticas afincadas en Reino Unido entre 2005 y 2013 (último periodo estudiado en este ámbito). Un cambio en un sector que bate récords en inversión de I+D en Reino Unido. En 2013 invirtió 4.000 millones de libras en I+D, empleando a un total de 70.000 personas en el país, según los últimos datos facilitados por la patronal británica.

Las colaboraciones entre industria, organizaciones o entidades se centran, según el estudio, en la validación de dianas, la comprension del mecanismo de la enfermedad y sus manifestaciones en resultados clínicos. El sector británico, explica el informe, “está completamente adaptado a este cambio de paradigma en lo que se refiere a la I+D de medicamentos”.

Neil Weir, presidente del grupo de innovación de la patronal británicaha asegurado que este informe “muestra un nuevo paisaje sobre la investigación y desarrollo de fármacos en Reino Unido”. En este sentido, considera que los resultados “reflejan una dinámica cambiante y un contexto más complejo, con un modelo en red que se aleja del sistema aislado de I+D adoptado por la industria farmacéutica hasta ahora”.

Fuente: El Global

La industria farmacéutica y la tecnología se unen para combatir enfermedades

Steve Jobs dijo que, tras la unión de la tecnología y el arte (gracias a la cual Apple es, hoy en día, una de las tecnológicas más rentables), la siguiente gran unión de este tipo que habría de producirse sería la de la tecnología con la biología, poniendo el foco en el tratamiento de enfermedades, la prevención de las mismas y las mejoras en la calidad de vida de quienes las sufren, una conexión en la que tienen especial participación los laboratorios farmacéuticos. En esta alianza de la farmacia y la tecnología tenemos casos como el de GlaxoSmithKline y Alphabet, que recientemente han firmado un acuerdo para crear una empresa conjunta desde la que comercializar dispositivos bioelectrónicos que se unan a nervios individualmente para hacer frente a determinadas enfermedades o lesiones nerviosas, tal y como informa la agencia Reuters.

En el campo de las biotecnologías, las compañías Setpoint Medical y EnteroMedics han colaborado para demostrar los beneficios de la bioelectrónica frente a enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o la supresión del apetito en las personas obesas.

La miniaturización también es otro de los aspectos donde farmacología y tecnología están colaborando. La compañía Medtronic comercializa una cámara-pídora que evita pasar por el trago de las colonoscopias, y Proteus Digital Technology trabaja conjuntamente con las farmacéuticas en el desarrollo de pastillas inteligentes, equipadas con microchips para dosificar la cantidad de medicamento en el torrente sanguíneo. Igual que con los inhaladores.

Es una carrera por producir nuevos productos de consumo dentro del área de la salud; carrera en la que todos los gigantes compiten. Sanofi también trabaja con Alphabet en un tratamiento contra la diabetes, y Biogen hace lo propio para estudiar la progresión de la esclerosis múltiple.

En el área de la tecnología también se busca un trozo del inmenso y rentabilísimo pastel de la salud. Así que Alphabet no es la única que anda metida en esto. Cómo no también Apple y Samsung desarrollan aplicaciones de monitorización de salud para wearables.

El objetivo, según dicen, es demostrar que los medicamentos pueden mantener la salud de los pacientes, lo que por otra parte es un motivo de alegría para las aseguradoras, otro de los agentes implicados e interesados en el bienestar de los pacientes.

La asignatura pendiente todavía es la de superar las exigencias sobre ensayos clínicos, antes de tener la autorización de las respectivas administraciones para establecer los tratamientos médicos de forma segura. Ensayos que, como bien saben muchos enfermos, cuestan bastante dinero y varios años hasta tener el visto bueno para llegar al mercado.

Fuente: Muy Computer Pro

La industria destinó 185 millones en 2015 a la formación médica

En 2015, la industria farmacéutica asentada en España destinó 119 millones de euros a ayudas para que profesionales sanitarios pudieran acudir a congresos, actividades científicas y reuniones profesionales, las cuales, además, contaron con un apoyo de 66 millones de euros por parte del sector para su celebración a través de organizaciones sanitarias.

Estos datos se publicaron el pasado día 1 de julio gracias a la iniciativa de transparencia europea que han adoptado las compañías adheridas al Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica en España, que entre los días 27 y 30 de junio han publicado en sus sitios web las colaboraciones realizadas en 2015 con organizaciones y profesionales sanitarios derivadas de su colaboración en estos ámbitos. A ellos se suman otros dos: la prestación de servicios profesionales, ya sean individuales o en grupos, por un valor de 88 millones de euros, y las donaciones, que sólo pueden realizarse a organizaciones sanitarias y que sumaron 33 millones. A partir de ahora, cada mes de junio se publicarán las colaboraciones realizadas el año anterior.
Asimismo, dedicó 190 millones de euros a contratos con organizaciones y profesionales sanitarios para proyectos de I+D, colaboraciones con profesionales y organizaciones asociadas. Aquí se incluyen el diseño o ejecución de estudios preclínicos, ensayos clínicos y estudios de postautorización.

Fuente: Europa Sur

Las transferencias de valor de la industria alcanzaron los 496 millones

Las transferencias de valor realizadas por la industria farmaceutica a las asociaciones y profesionales sanitarios alcanzaron los 496 millones de euros en 2015. En concreto en 2015, la industria invirtió, aproximadamente, 190 millones de euros en contratos con organizaciones y profesionales sanitarios para proyectos de I+D. Del mismo modo, contribuyó con 119 millones de euros en ayudas para que profesionales sanitarios pudieran acudir a actividades científicas y reuniones profesionales, las cuales, además, contaron con un apoyo de 66 millones de euros por parte del sector para su celebración a través de organizaciones sanitarias. Así se desprende de los datos facilitados por la patronal de la industria farmacéutica española, Farmaindustria.
A estos datos se suman la prestación de servicios profesionales, ya sean individuales o en grupos, por un valor de 88 millones de euros, y las donaciones, que sólo pueden realizarse a organizaciones sanitarias y que sumaron 33 millones.
Con estas cifras sobre la mesa, la industria farmacéutica afincada en España afronta el reto de la transparencia, al que han adoptado las compañías adheridas al Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica en España, que entre los días 27 y 30 de junio han publicado en sus sitios web las colaboraciones realizadas en 2015 con organizaciones y profesionales sanitarios derivadas de su colaboración en estos ámbitos.
Farmaindustria destaca el hecho de que más del 70 por ciento de las actividades científicas y los congresos y reuniones profesionales para los que la industria destina ayudas, ya sea a profesionales u organizaciones, son eventos de terceros organizados por entidades científicas acreditadas, lo que garantiza, dicen, “el rigor, la independencia y el interés científico de estas actividades”. Además, señalan que casi el 95 por ciento de las ayudas que destina la industria farmacéutica en España a profesionales sanitarios se ofrece a médicos. En este sentido, la patronal de la industria destaca el hecho de que sólo la inscripción media a un congreso científico de ámbito nacional es de 600-700 euros.
En cuanto a los servicios profesionales, que supusieron un total de 88 millones de euros, la patronal indica que estos “son reconocidos como de asesoramiento o consultoría y sus características y requisitos están delimitados en el Código de Buenas Prácticas”. Estos servicios pueden ser de diversa índole (ponencias en reuniones, realización de informes, etc.), pero en todo caso, “implican el abono de una remuneración y, en su caso, los gastos de desplazamiento y manutención”.
Por último, la patronal hace referencia a las donaciones a organizaciones sanitarias que prestan servicios de asistencia sanitaria social o humanitaria, que ascendieron a 33 millones de euros. Estas aportaciones, explican, “deben responder a peticiones de las propias organizaciones y son desinteresadas, pues, tal y como recoge el Código de Buenas Prácticas, no pueden constituir un incentivo para la recomendación, prescripción, compra, suministro, venta o administración de medicamentos”. Este tipo de ayudas van desde donaciones dinerarias para proyectos de investigación o a entidades académicas para que las destinen a becas, hasta la donación de medicamentos a instituciones humanitarias.

Novartis lidera los pagos 
Por compañías, la farmacéutica que más pagos ha realizado fue Novartis que, en 2015, destinó un total de 37,7 millones de euros a las transferencias de valor con profesionales y organizaciones sanitarias. En concreto, la compañía suiza, invirtió 20,2 millones de euros en contratos con organizaciones y profesionales sanitarios para proyectos de I+D, 10,9 millones en transferencias con profesionales sanitarios y 6,1 millones con organizaciones sanitarias. Le sigue en la lista Roche, con una inversión total de 31,8 millones de euros. De ellos, 17,6 se destinaron a lo referente a actividades de I+D, 4,6 millones a profesionales sanitarios y otros 4,6 millones a organizaciones sanitarias.
En tercer lugar se sitúa Pfizer con un gasto total de 29,9 millones de euros. En concreto, la compañía norteamericana destinó 10,1 millones a actividades de I+D, 4,9 a organizaciones sanitarias y 14,9 a profesionales sanitarios. De hecho, Pfizer es la compañía que más pagos realiza a profesionales sanitarios. Seguidamente en la lista se posiciona MSD, con una inversión total de 28,9 millones de euros. De estos, 10,7 se destinan a actividades de I+D, 10,4 a profesionales sanitarios y 7,7 a organizaciones sanitarias.
En mitad de la tabla se encuentra la británica GSK con un gasto total de 23,3 millones de euros. En concreto, 12,9 millones se destinaron a I+D, 4,3 millones de euros a profesionales sanitarios y 6 millones de euros a organizaciones sanitarias. Le sigue la española Ferrer con un total de 20,7 millones de euros. La primera farmacéutica nacional en el ránking destinó 16,58 a actividades de I+D, 1,27 a organizaciones sanitarias y 2,89 a profesionales sanitarios.
Sanofi y la Fundación Genzyme se sitúan en el septimo puesto. En total la inversión es de 19,7 millones de euros, destinando a organizaciones sanitarias 4,4 millones y a profesionales sanitarios 7,4. La inversión en I+D alcanzó el 7,9 millones. AstraZeneca se queda en la octaba posición con 19,7 millones de euros, de los que 10,2 se destinan a I+D, 4,9 a profesionales sanitarios y 4,6 a organizaciones sanitarias.
Cierran la lista Esteve con 19,2 millones de euros en transferencias de valor, de las que 13,6 se destinan a I+D, 4,3 a profesionales sanitarios y 1,2 millones a organizaciones sanitarias y Abbvie con 17,8 millones, de los que 4,3 millones se destinan a I+D, 5,5 a profesionales sanitarios y 8 a organiaciones sanitarias.
Otras compañías con fuerte peso en España y que también han cumplido con el reto de transparencia son Boehringer Inhelgeim con 12,1 millones de euros en transferencias totales, Lilly, con una inversión de 12 millones de euros, Bayer con 11,29 millones y Merck con 8,4 millones.

Fuente: El Global

Lo que necesita la industria farmacéutica española en el próximo lustro

La división Healthcare de Michael Page y Pharma Talents, la mayor red profesional del sector sanitario, han presentado el estudio realizado por la organización sobre la industriafarmacéutica en oncología. Según el mismo, la industria farmacéutica, en este área, necesitará un millar de nuevos profesionales de cara a 2020. Esto se debe al elevado nivel de crecimiento en el desarrollo de fármacos, cuya llegada ha producido un aumento en la demanda de profesionales dentro de la industria farmacéutica, especialmente en oncología. Según lo explicado en el encuentro, uno de cada dos nuevos lanzamientos en la industria serán fármacos oncológicos y el 50% de la I+D del sector farmacéutico pertenece al ámbito de la oncología.

Esta información tiene un gran “pero”. Y es que a pesar de recibir la mitad de la I+D del sector farmacéutico, la media de tiempo medio desde la aprobación de los fármacos por la  Agencia Europea de Medicamentos y/o la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios hasta el primer consumo del producto comercializado sigue siendo muy elevada, con una media de 16 meses. Una vez fijado, el plazo medio hasta su primera prescripción puede ser de hasta 11 meses, dependiendo de la CCAA, “por lo que la eliminación de estas barreras es uno de los grandes retos que debe afrontar el sector”.

Andreas Abt, fundador de Pharma Talents, ha manifestado que “este incremento sin precedentes en el número de lanzamientos está transformando la oncología tal y como la entendemos. Se trata del área terapéutica que más está creciendo y se estima que uno de cada dos nuevos lanzamientos corresponda a esta parte de la industria. Los productos ya existentes han demostrado su eficacia, pero los que están por venir resultarán aún mejores y ayudarán a mejorar las vidas de muchos más pacientes”.

Cabe recordar que Pharma Talents ha elaborado un estudio y una base de datos detallada sobre el pipeline completo de la industria farmacéutica en Oncología a nivel mundial y también ha analizado los lanzamientos de los últimos 6 años.

La herramienta Oncology Pipeline Tool permitirá ver qué producto o qué indicación se lanzará en Europa y en España, en qué año y en qué tumor, cuáles son los resultados clínicos, cuántos pacientes participan en los correspondientes estudios fase III, cuál va ser el impacto presupuestario, cuánto tiempo han tardado los últimos productos e indicaciones en obtener precio y reembolso en España y muchos otros indicadores más.

Fuente: IM Farmacias

La industria farmacéutica prevé sanciones para las compañías que no hagan públicos sus pagos a médicos en España

La patronal de la industria farmacéutica de España, Farmaindustria, prevé sanciones para aquellos laboratorios que no hagan públicos de forma individualizada los pagos directos e indirectos que realicen a profesionales y organizaciones sanitarias en España, tal y como establecerá su nuevo Código de Buenas Prácticas a partir de 2017.

En concreto, se establecen tres grupos de infracciones (de 6.000 a 120.000 euros, de 120.001 a 240.000 euros, y de 240.001 a 360.000 euros) en función de la gravedad del incumplimiento, que sería máxima en caso de causar un daño directo a la reputación de la industria e incluso podría conllevar la expulsión de la patronal.

No obstante, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, ha confiado en que estos incumplimientos no se produzcan o sean mínimos ya que se trata de “una medida de transparencia valiente y honrada” que se enmarca dentro de la autorregulación de este sector.

“Las compañías se verán reflejadas cuando cometan un error y eso afecta a su reputación, por lo que deben ser los primeros aliados en cumplir con el código. Si se hace es para cumplirlo”, según ha destacado.

A finales de junio está previsto que los más de cien laboratorios que forman parte de esta patronal en España publiquen por primera vez la relación de transferencias de valor realizadas a profesionales y organizaciones sanitarias, relativas al año 2015.

Además, una nueva modificación de este Código de Buenas Prácticas acordada hace un mes establece que a partir de 2017 los laboratorios deben informar de estas aportaciones económicas de forma individualizada, aunque no se publicarán hasta junio de 2018.

PONENCIAS, ASISTENCIA A CONGRESOS O ASESORAMIENTO

En concreto, los laboratorios detallarán qué cantidad destinan cada año a pagar a profesionales sanitarios por actividades formativas y reuniones científico-profesionales del personal sanitario (distinguiendo entre cuotas de inscripción, desplazamiento y alojamiento); o por prestación de servicios (entre los que se incluyen asesoramiento, realización de informes o estudios de investigación de mercado, ponencias, etcétera)

Del mismo modo, también harán públicas las cantidades destinadas a organizaciones sanitarias (colegios profesionales, sociedades científicas o centros sanitarios) para estas actividades, además de para donaciones, colaboraciones o patrocinios para la gestión de eventos.

En todos los casos incluirán una advertencia dentro del contrato firmado con la que tanto profesionales como organizaciones asumen la publicación individualizada de dicha colaboración y del importe de la misma, por lo que siempre pueden renunciar a ella antes de comprometerse.

NO AFECTARÁ A LA RELACIÓN MÉDICO-INDUSTRIA

El director general de Farmaindustria no cree que tras esta medida las compañías tengan más problemas para encontrar médicos que quieran colaborar con ellos por posibles reticencias a que se hagan públicos estos datos.

“Esta colaboración y transparencia es beneficiosa para ambos, ya que les permitirá saber más sobre medicamentos y enfermedades para luego hacer una prescripción independiente”, ha destacado Arnés.

La patronal asegura que mantendrán una actitud vigilante para que la publicación de las transferencias de valor se realice según lo previsto, y reconocen que están ultimando los mecanismos que utilizarán para contrastar la información que publique cada laboratorio. “Estamos todavía en un proceso de aprendizaje”, ha añadido José Zamarriego, director de la Unidad de Supervisión deontológica de Farmaindustria.

Además, y aunque para la publicación individualizada de estos datos cuentan con el respaldo de la Agencia Española de Protección de Datos, no se podrá llevar a cabo una indexación de esta información a través de motores de búsqueda en Internet. “Los datos no deben usarse para fines distintos a los de su publicación”, ha insistido Arnés.

Fuente: Telecinco

¿Qué consecuencias tendría para la industria farmacéutica la salida de Reino Unido de la UE?

El próximo 23 de junio Reino Unido celebra un referéndum en el que sus ciudadanos votarán a favor o en contra de la salida del país de la Unión Europea. A día de hoy las encuestas ofrecen un resultado muy ajustado entre ambas opciones, lo que preocupa a quienes son contrarios del conocido como Brexit, es decir, la salida del país británico de la UE.

Ya en su día, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió a las autoridades de Reino Unido de los “riesgos e incertidumbres” de este referéndum sobre su economía. En el ámbito de la industria farmacéutica a nivel europeo también existe preocupación al respecto. Por ejemplo, muchos medicamentos de fabricantes británicos podrían quedar en un limbo legal.

De hecho, la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (EFPIA, en sus siglas en inglés) ha emitido recientemente un comunicado en el que señala como “mejor interés”, tanto para la industria de Reino Unido como de toda Europa, mantener la adhesión comunitaria. “Las empresas farmacéuticas de Reino Unido podrán seguir beneficiándose de colaboraciones en la investigación y desarrollo de fármacos en el mercado de la UE, así como de un entorno reglamentario armonizado”, dicen desde esta organización.

Asimismo, desde la EFPIA sostienen que las compañías farmacéuticas de Europa se enfrentan en estos momentos a una “gran incertidumbre” ante la posibilidad de que Reino Unido salga finalmente de la Unión Europea. Como consecuencia del Brexit, afirman, la regulación de los medicamentos sufriría un fuerte impacto desde un punto de vista financiero, laboral y de investigación.

CONSECUENCIAS EN LA EMA

La salida de Reino Unido de la Unión Europea afectaría de una manera transcendental a la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés). Actualmente, el máximo organismo de regulación de

fármacos a nivel comunitario tiene su sede en Londres, por lo que esta situación podría tener unas consecuencias sustanciales en su organización y funcionamiento.

En este sentido, la patronal de la industria farmacéutica en Suecia mostró hace unos meses su disposición a albergar esta institución. Sin embargo, desde la EMA y la Comisión Europea todavía no se han manifestado al respecto. Según el portavoz de la patronal sueca, Anders Blanck, el traslado de la Agencia Europea del Medicamento a Suecia tendría sentido por la fortaleza científica del país y el papel importante de sus científicos en el proceso europeo de aprobación de nuevos medicamentos.

Fuente: Consalud