Archivo de la categoría: Industria

La industria farmacéutica, la tercera más importante para los españoles

La industria farmacéutica es percibida como la segunda más importante a nivel mundial, y la tercera en importancia dentro de España. Así se desprende del segundo informe “Imagen de la industria farmacéutica en España 2016”, elaborado por Teva Foro Social y el Instituto DYM, en el que han participado 1.000 ciudadanos y que tiene como objetivo conocer la percepción que la población española  tiene sobre la industria farmacéutica en nuestro país.

En concreto, para el 42,1% de la población la industria farmacéutica tiene una imagen buena o muy buena, mientras que el 33,3% tiene una imagen neutra. Por el contrario, el 23,2% de las percepciones son negativas. En concreto, la mayoría de opiniones favorables se concentran en la curación y el fomento de la salud y bienestar, mientras que la imagen de la industria como negocio es la principal razón de quienes tienen una valoración negativa. Se ha producido, además, un incremento significativo del porcentaje de opiniones que consideran que no les importa la salud o las personas, así como de los precios caros.

Aun así, la mayoría de la población relaciona industria farmacéutica con ideas positivas o neutras. En concreto, al 67% de los encuestados las primeras ideas que les viene a la cabeza son `salud´, `curación´, `alivio´, `medicinas´, `antibióticos´, `investigación´, `ciencia´,  `calidad de vida´, `bienestar´ y `ayuda´. Además, el 34,1% de la población valora positivamente la contribución de la industria farmacéutica al bienestar social. Sin embargo, sigue presentando debilidades en relación a la sostenibilidad y cuidado del medio ambiente, con solo un 8,7% de apoyo.

Por edades, los españoles de entre 36 y 45 años son los más críticos, mientras que el grupo de entre 16 y 25 años y los mayores de 65 son los que más asocian la industria farmacéutica a ideas positivas.

De forma similar a 2014, la trascendencia de la industria farmacéutica en el aporte al desarrollo económico presenta unos niveles inferiores de importancia. Por el contrario, se identifican las fuertes inversiones de la industria en investigación, además de la importancia de su tarea de investigación continua importante, con un 56% y un 65,1%, respectivamente.

Lo que sí se mantiene con respecto a 2014 es la percepción de rentabilidad de las empresas farmacéuticas (el 84%) y se sigue considerando que la crisis no les ha afectado, solo uno de cada tres opina que sí lo ha hecho. Con un 83%, el porcentaje de quienes creen que es un sector con un enorme nivel de influencia y poder continúa siendo muy elevado.

El informe también ha analizado la percepción de los medicamentos genéricos dentro de la industria farmacéutica. En concreto, el 87% de la población conoce y sabe qué son los genéricos, casi un 2% más que en 2014. Dentro de este grupo, un 57% que reconoce saber que tienen el mismo principio activo pero a un menor coste.

Se admite, por tanto, el menor coste de los genéricos, a los cuales se les reconoce de forma mayoritaria una efectividad equivalente a los medicamentos de marca, lo que explica el elevado porcentaje de acuerdo sobre su fomento (70,2%) con el objetivo de ahorrar costes sanitarios.

Fuente: IM Médico Hospitalario

La industria genera 39.392 puestos de empleo directo

La industria farmacéutica genera en España un mercado laboral de 39.392 puestos directos, caracterizados por la estabilidad, con un 93 por ciento de empleos indefinidos; y por la cualificación, ya que el 59 por ciento son titulados. Además, las mujeres ocupan el 51 por ciento de los puestos, el doble de la media del sector industrial, según los datos publicados en la Encuesta de Empleo realizada por Farmaindustria. En el área de I+D el empleo femenino supone el 65 por ciento.

Tras los años de la crisis, el empleo en el sector ha recuperado la senda positiva. En concreto, se prevé superar los 40.000 empleos a lo largo de 2017 si se cumplen las previsiones de las compañías encuestadas.

Fuente: El Global

El 85% de la facturación de la industria farmacéutica procede del sector público

El 85 por ciento de la facturación de la industria farmacéutica procede del sector público, según se ha puesto de manifiesto durante el II Foro de la Agrupación Territorial de SEDISA en Galicia, que, organizado por dicha agrupación, con la colaboración del Servizo Galego de Saúde y el patrocinio de Boehringer Ingelheim.

“Es fundamental que el gasto en medicamentos se vea como una oportunidad y no como un mero gasto y, ante ello, el directivo de la salud tiene el reto de gestionar y no solo administrar. Esta oportunidad que conlleva la inversión en medicamentos supone, entre otras cosas, la aportación de resultados y datos, la evaluación continua, desinvertir y reinvertir en lo que verdaderamente aporta valor, convertir los resultados en conocimiento y que éstos empiecen a ser una realidad estratégica en la gestión y planificación sanitarias”, ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), Joaquín Estévez Lucas.

En este marco, uno de los objetivos esenciales de un sistema sanitario público es ser eficiente. Así, según el Xerente de Xestión Integrada de Ferrol, Ángel Facio Villanueva, existe una responsabilidad colectiva sobre el uso adecuado de los recursos públicos destinados a salud y los gestores sanitarios deben hacer un esfuerzo en orientarse al mismo.

“Los crecimientos de ejercicios anteriores, en algunos casos de dos dígitos, no se pueden asumir en la actualidad. La previsión a 2060 del porcentaje de gasto sanitario pública sobre PIB es del 5,9 por ciento. La sostenibilidad del sistema sanitario hay que evaluarla a largo plazo y, en el momento actual, la liquidez y la solvencia forman parte de un equilibrio complejo que produce tensiones, en el que es prioritario diferenciar las medidas a largo plazo de las de a corto plazo”, ha añadido.

Asimismo, durante el encuentro ha tenido lugar una reunión de trabajo sobre el 21 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria, que tendrá lugar en Santiago de Compostela en 2019, presidido por Ramón Ares Rico, Gerente de la Estructura Organizativa de Gestión Integrada de Lugo, Cervo e Monforte y miembro desde hace años de la Junta Directiva de SEDISA.

Fuente: Infosalus

Los datos laborales de la industria: 200.000 empleos y 4.200 investigadores

La industria farmacéutica asegura que es un sector clave en la economía española por su carácter innovador y la creación de puestos de trabajo, con un total de 200.000 empleos generados, 37.000 directos, de los que un 96 por ciento tienen contrato indefinido y casi el 50 por ciento mujeres.

Así lo ha destacado el director técnico de Farmaindustria, Emili Esteve, durante su intervención en la inauguración del Farmaforum 2017, destacando la “apuesta por el talento y capital humano de la máxima capacidad” que realizan.

Además, de estos trabajadores unos 4.200 profesionales de la industria desarrollan su labor en el ámbito de la investigación y desarrollo, representando a más del 11 por ciento del total en este campo estratégico.

Sector de vanguardia

“Todo esto hace del farmacéutico un sector de arrastre en la economía española, un sector en vanguardia que, en un razonable marco de estabilidad, puede contribuir mucho a la necesaria transformación del modelo productivo español”, ha destacado este experto, según informa la patronal en su página web.

Además, durante su intervención Esteve también ha defendido su nuevo Código de Buenas Prácticas aprobado el año pasado que, a su juicio, no tiene precedentes en ningún otro ámbito industrial y “demuestra que este sector se adecúa a los tiempos y exigencias actuales”.

De igual modo, ha defendido que su trabajo “no acaba con la investigación y el desarrollo de medicamentos innovadores” sino que debe extenderse hasta que consiguen que estos productos llegan a quienes lo necesitan. Así, entre sus retos de futuro está afrontar la financiación de la innovación.

Fuente: Redacción Médica

El acuerdo UE-Canadá favorecerá el acceso del paciente a tratamientos innovadores, según la industria farmacéutica europea

El Tratado Económico y Comercial entre la Unión Europea y Canadá (CETA), aprobado el pasado miércoles, día 15 de febrero, por el Parlamento Europeo, permitirá -entre otros beneficios- consolidar y armonizar la protección de la propiedad industrial en el ámbito farmacéutico, favoreciendo el acceso a nuevos medicamentos de los pacientes europeos y canadienses.

Esta es la posición hecha pública acerca del Tratado por parte de la Federación Europea de la Industria Farmacéutica (EFPIA), que considera en un comunicado que el comercio internacional constituye “un factor clave para el crecimiento, el empleo y la competitividad de la industria farmacéutica innovadora en Europa”. De hecho, el acuerdo destaca “la misión de la industria farmacéutica de desarrollar nuevos tratamientos innovadores para los pacientes”.

El Tratado constituye a su vez, según EFPIA, “un positivo paso adelante a la hora de armonizar las reglas del juego de las compañías farmacéuticas europeas que operan, invierten e investigan en Canadá”.

En la misma línea, Farmaindustria también valora positivamente el Tratado CETA, ya que la cooperación regulatoria que supone permitirá beneficiar a pacientes, investigación, sistemas de salud y economía. En concreto, como señala la directora del Departamento de Internacional de Farmaindustria, Iciar Sanz de Madrid, el CETA permitirá “aumentar la eficiencia en la aprobación de nuevos fármacos a través de una mayor armonización regulatoria; favorecerá así mismo la creación de empleo en el sector farmacéutico y se traducirá en una optimización de los recursos gracias al reconocimiento mutuo de la inspección de las plantas de producción”.

“Por último -agrega Sanz de Madrid-, debemos recordar los beneficios específicos en materia de protección de propiedad industrial para las compañías innovadoras europeas que operan en Canadá: derecho de apelación para los innovadores en caso de infracciones de propiedad industrial; compensación de periodos de protección de patente; y refuerzo y cumplimiento efectivo del periodo de protección de datos que, unidos a los demás efectos positivos incluidos en CETA, redundará en un acceso más rápido para los pacientes a los medicamentos innovadores que necesitan“.

Fuente: El Médico Interactivo

De la HTA a la EMA: Los asuntos que van a marcar la política farmacéutica durante 2017

El año 2016 fue para el diálogo farmacéutico europeo un punto de no retorno. Por primera vez se pusieron de manifiesto los problemas y deficiencias del actual modelo. Parece que el año 2017 será igual de prometedor.

La Alianza Europea por la Salud Pública (EPHA, por sus siglas en inglés), a través de su responsable para Acceso Universal y Medicamentos Asequibles, Yannis Natsis, ha señalado cuáles son los cinco asuntos más candentes que marcarán la política farmacéutica comunitaria hasta el 31 de diciembre.

La evaluación de los incentivos al sector farmacéutico; el futuro de la HTA; el debate en torno a las licencias adaptables; el marco de cooperación entre los estados miembro y el papel de la Agencia Europea del Medicamento conforman una agenda que apunta directamente a la industria farmacéutica y que es necesario complementar con las prioridades de Malta, país que acoge la presidencia semestral hasta junio.

| Leer artículo |

Fuente: El Global

Donald Trump reclama la vuelta de la fabricación de fármacos a EE.UU.

La primera rueda de prensa del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tras las elecciones presidenciales de noviembre ha tenido un marcado protagonismo para la industria farmacéutica. De hecho, Trump ha reclamado expresamente a las compañías farmacéuticas estadounidense que vuelvan a producir en aquel país. “Nuestra industria farmacéutica tiene que volver. Somos el país que más fármacos consume pero no los fabricamos aquí. Hay que aumentar las subastas y licitaciones para obtener un precio más competitivo. Somos el mayor comprador de medicamentos y no disponemos de suficientes subastas”, aseguró.

Estas declaraciones se enmarcan dentro de la política de Trump de recuperar la industria del país y en anteriores ocasiones ha denunciado la deslocalización de compañías fuera de las fronteras estadounidenses, especialmente la farmacéutica, hasta el punto de que la recuperación de la industria fue uno de sus principales argumentos electorales.

La principal consecuencia de estas declaraciones se experimentó inmediatamente en la cotización bursátil de la industria farmacéutica en Wall Street, ya que los valores farmacéuticos han empezado a experimentar caídas sensibles. A los pocos minutos de la intervención de Trump Alexion perdía un 5,3 por ciento, Biomarin un 3,29 por ciento, Mylan un 3,75 por ciento, Shire un 4,53 por ciento o Pfizer un 2,66 por ciento. Estas caídas se replicaban ademas en otras corporaciones del sector como J&J (-1,4 por ciento), Amgen (-2 por ciento), Biogen (-2,4 por ciento) o Gilead (-2,3 por ciento). Al cierre de esta edición los valores farmacéuticos mantenían la tendencia a la baja.
Derogar el Obamacare
El presidente electo también ha cargado contra la joya de la corona de la administración saliente, el denominado Obamacare. En este sentido Trump auguró su inmediata derogación en cuanto tome el poder “Obamacare es un desastre . Hay un aumento del 100 por ciento de las primas en algunos casos. Podíamos esperar a que en 2017 implosionase pero vamos a presentar un nuevo plan en cuanto los secretarios accedan de forma oficial al cargo. Derogaremos y presentaremos el plan en el mismo día, incluso en la misma hora. Tendremos una sanidad menos costosa y mejor”.

Fuente: El Global

Buenos augurios para la industria farmacéutica

Según los análisis que publica EvaluatePharma, la industria farmacéutica crecerá en un 6,3% por año hasta 2022, llegando a la cifra inaudita de 1,12 trillones de dólares en 2022. La nueva ola de terapias innovadoras aprobadas por los reguladores en los últimos tres años será el motor central para mantener esta tendencia, junto con los resultados de la transformación del modelo de I+D.

Sin embargo, una dinámica en juego podría alterar especialmente esta visión optimista. Los 249 mil millones de dólares que se esperan en ventas entre 2016 y 2022 pueden estar en riesgo, con el fin de varias patentes responsables de varios grandes ventas de la industria farmacéutica actual.

La tendencia europea va a seguir la misma trayectoria observada en el mercado americano, con un crecimiento del 8,8% partiendo de las cifras del 2014. Novartis y Sanofi seguirán ocupando las dos primeras posiciones, y Roche sacará a Pfizer del podio de ganadores. Por su parte, Opdivo y Revlimid competirán por alzarse con la medalla de oro en la competencia de medicamentos.

Se espera que continúe la buena senda de los medicamentos biológicos, con una nueva era en la que ya se colocan como los grandes ventas. La llegada de la biotecnología podría crecer de un 24% a un 29% entre 2015 y 2022. En este momento, hasta la mitad de los 100 productos más vendidos podría tener una naturaleza biológica.

De un modo similar a las tendencias de hoy, la onchttp://www.imfarmacias.es/noticia/10932/buenos-augurios-para-la-industria-farmaceuticaología se mantendrá como la terapia que crece más rápidamente en los próximos seis años. Será seguido antidiabéticos, aunque salvando las distancias. Si la primera podría llegar a recaudar hasta 190 mil millones de dólares en 2022, la lucha contra la diabetes podría superar los 66 mil millones de dólares.

Nuevos productos emergentes y las firmas detrás de ellos ya han empezado a formar parte de un escenario global en pleno proceso de cambio. Patentes y nuevos medicamentos biológicos serán los asuntos que ocuparán a los profesionales de la industria, quienes no deberían temer al mercado, donde el optimismo parece la regla. (…)

(Leer más)

Fuente: IM Farmacias

La industria británica vira de la I+D propia a la ‘Open Innovation’

En los últimos años, la industria ha tenido que hacer frente a un aumento considerable de los costes para la investigación y desarrollo de nuevos fármacos. En poco más de una década la inversión realizada por las compañías farmacéuticas a nivel global en este campoaumentó en un 145 por ciento, superando ya los 2.500 millones de dólares, según las últimas estimaciones publicadas por el Tufts Center for the Study of Drug Development (CSDD)

Este aumento de la inversión ha provocado que muchas compañías tengan que buscar colaboraciones o acuerdos con instituciones para lograr avanzar en I+D. De hecho, la denominada Open Innovation parece que ha llegado al sector para quedarse, tal y como asevera un informe publicado por la patronal británica, Abpi, en el que se apunta a un aumento de un 60 por ciento de las inversiones en trabajos de I+D subcontratada o colaborativa entre 2005 y 2015. Al mismo tiempo, el informe advierte de una disminución del personal destinado a I+D de las compañías farmacéuticas. En este sentido, apunta a un descenso del 22 por ciento en términos de empleo en las compañías farmacéuticas afincadas en Reino Unido entre 2005 y 2013 (último periodo estudiado en este ámbito). Un cambio en un sector que bate récords en inversión de I+D en Reino Unido. En 2013 invirtió 4.000 millones de libras en I+D, empleando a un total de 70.000 personas en el país, según los últimos datos facilitados por la patronal británica.

Las colaboraciones entre industria, organizaciones o entidades se centran, según el estudio, en la validación de dianas, la comprension del mecanismo de la enfermedad y sus manifestaciones en resultados clínicos. El sector británico, explica el informe, “está completamente adaptado a este cambio de paradigma en lo que se refiere a la I+D de medicamentos”.

Neil Weir, presidente del grupo de innovación de la patronal británicaha asegurado que este informe “muestra un nuevo paisaje sobre la investigación y desarrollo de fármacos en Reino Unido”. En este sentido, considera que los resultados “reflejan una dinámica cambiante y un contexto más complejo, con un modelo en red que se aleja del sistema aislado de I+D adoptado por la industria farmacéutica hasta ahora”.

Fuente: El Global

La industria farmacéutica y la tecnología se unen para combatir enfermedades

Steve Jobs dijo que, tras la unión de la tecnología y el arte (gracias a la cual Apple es, hoy en día, una de las tecnológicas más rentables), la siguiente gran unión de este tipo que habría de producirse sería la de la tecnología con la biología, poniendo el foco en el tratamiento de enfermedades, la prevención de las mismas y las mejoras en la calidad de vida de quienes las sufren, una conexión en la que tienen especial participación los laboratorios farmacéuticos. En esta alianza de la farmacia y la tecnología tenemos casos como el de GlaxoSmithKline y Alphabet, que recientemente han firmado un acuerdo para crear una empresa conjunta desde la que comercializar dispositivos bioelectrónicos que se unan a nervios individualmente para hacer frente a determinadas enfermedades o lesiones nerviosas, tal y como informa la agencia Reuters.

En el campo de las biotecnologías, las compañías Setpoint Medical y EnteroMedics han colaborado para demostrar los beneficios de la bioelectrónica frente a enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o la supresión del apetito en las personas obesas.

La miniaturización también es otro de los aspectos donde farmacología y tecnología están colaborando. La compañía Medtronic comercializa una cámara-pídora que evita pasar por el trago de las colonoscopias, y Proteus Digital Technology trabaja conjuntamente con las farmacéuticas en el desarrollo de pastillas inteligentes, equipadas con microchips para dosificar la cantidad de medicamento en el torrente sanguíneo. Igual que con los inhaladores.

Es una carrera por producir nuevos productos de consumo dentro del área de la salud; carrera en la que todos los gigantes compiten. Sanofi también trabaja con Alphabet en un tratamiento contra la diabetes, y Biogen hace lo propio para estudiar la progresión de la esclerosis múltiple.

En el área de la tecnología también se busca un trozo del inmenso y rentabilísimo pastel de la salud. Así que Alphabet no es la única que anda metida en esto. Cómo no también Apple y Samsung desarrollan aplicaciones de monitorización de salud para wearables.

El objetivo, según dicen, es demostrar que los medicamentos pueden mantener la salud de los pacientes, lo que por otra parte es un motivo de alegría para las aseguradoras, otro de los agentes implicados e interesados en el bienestar de los pacientes.

La asignatura pendiente todavía es la de superar las exigencias sobre ensayos clínicos, antes de tener la autorización de las respectivas administraciones para establecer los tratamientos médicos de forma segura. Ensayos que, como bien saben muchos enfermos, cuestan bastante dinero y varios años hasta tener el visto bueno para llegar al mercado.

Fuente: Muy Computer Pro