Archivo de la categoría: I+D+i

La industria farmacéutica ha duplicado su inversión en investigación clínica en España desde 2005

En menos de tres lustros España ha experimentado un avance sin precedentes en materia de investigación biomédica, hasta situarse en el grupo de países con mejores condiciones de cara al futuro para acoger proyectos internacionales de I+D biomédica. Así se ha puesto de manifiesto en Madrid durante la XII Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica, que se desarrolla hasta mañana bajo el lema Cómo potenciar hubs de investigación biomédica en España.

Durante la jornada, que reúne a investigadores, autoridades sanitarias y representantes de compañías farmacéuticas, biotecnológicas y de tecnología sanitaria, entre otros, se ha presentado un balance del Proyecto BEST, una iniciativa estratégica para fomentar la excelencia en la investigación clínica impulsada por la industria farmacéutica y en el que se integran 50 compañías farmacéuticas, 13 comunidades autónomas, 54 hospitales y seis grupos de investigación independientes.

Según estos datos, la inversión en ensayos clínicos realizada en España por las compañías farmacéuticas se ha más que duplicado entre 2005 y 2017, desde los 299 millones hasta los 662, lo que supone un incremento sostenido del 7% anual, y eso pese al inevitable bache de los duros años de la crisis. “Estos 662 millones constituyen casi el 60% del total de inversión en I+D de la industria farmacéutica en España, que ascendió a 1.147 millones en 2017, y ponen de manifiesto el creciente atractivo de nuestro país como destino de estos fondos”, explicó Javier Urzay, copresidente de la Plataforma Tecnológica Española de Medicamentos Innovadores y subdirector de Farmaindustria.

“Este fuerte impulso a la I+D biomédica, que se ha intensificado en los últimos años, y sobre todo desde la entrada en vigor en 2016 del nuevo Real Decreto de Ensayos Clínicos, ha hecho posible, por ejemplo, que España se mantenga entre los seis países de Europa con menores plazos para iniciar ensayos clínicos en oncología”, añadió.

De hecho, según los datos del Proyecto BEST, los plazos de puesta en marcha de los ensayos clínicos, un factor determinante para lograr inversiones en este ámbito, se han reducido una media del 14% en los últimos tres años, hasta los 133 días, frente a 2015, último año en el que estuvo vigente la anterior normativa.

Urzay, que presentó en rueda de prensa el balance del Proyecto BEST junto a Ferrán Sanz, también copresidente de la Plataforma de Medicamentos Innovadores, y los máximos responsables de las otras plataformas de Nanomedicina, Tecnología Sanitaria y Mercados Biotecnológicos, explicó que en el marco de este proyecto, y desde 2004, la industria farmacéutica ha impulsado en España un total de 3.303 ensayos clínicos de nuevos medicamentos.

Estos datos tienen aún más relevancia en tanto en el mismo periodo en que España ha venido incrementando el número de ensayos han ido cayendo en el conjunto de la Unión Europea, lo que pone de manifiesto el creciente atractivo del país frente a otros.

“En los últimos años, además, han aumentado de forma muy importante, hasta alcanzar el 52% del total, los ensayos en fase I y II, que son los más complejos desde el punto de vista de la investigación y permiten a su vez el acceso de los pacientes a las nuevas terapias de forma precoz; esto ha sido posible gracias, entre otros factores, al elevado nivel científico de nuestros profesionales sanitarios, a la calidad asistencial y de infraestructuras del Sistema Nacional de Salud, al apoyo de pacientes y de las distintas administraciones sanitarias y al esfuerzo inversor de la industria farmacéutica”, agregó.

De hecho, en 2018 el porcentaje de pacientes previstos en ensayos clínicos de fases tempranas ascendió al 35,5%, frente al 21,1% de 2017 y al 28,5% de 2016. Igualmente, la participación de centros en este tipo de ensayos creció el pasado año hasta representar un 36,7% del total, frente al 32,2% de 2017.

Esta apuesta por la investigación clínica se ha acompañado de un fuerte apoyo a la investigación básica, galénica y preclínica, que engloban inversiones superiores a los 260 millones de euros al año. Además, dentro del ámbito de la investigación preclínica destaca el desarrollo del programa Farma-Biotech, impulsado por Farmaindustria, que permite poner en contacto a los investigadores preclínicos con las compañías farmacéuticas capaces de asumir el desarrollo clínico de nuevos fármacos.Desde su puesta en marcha, en 2011, este programa ha analizado 519 proyectos de I+D de nuevos medicamentos, de los que 133 han sido presentados a las compañías farmacéuticas, y se han generado hasta el momento 43 nuevas moléculas que están en fase de desarrollo y protegidas por patentes.

“Lo más importante de esta iniciativa -destacó Urzay- es que hemos sido capaces de tender un puente entre los investigadores y pequeñas empresas biotecnológicas que trabajan en proyectos muy prometedores y las compañías farmacéuticas que tienen los medios y la tecnología necesarios para poder emprender la investigación clínica y tratar de hacer llegar a los pacientes nuevos medicamentos. Y tampoco podemos olvidar que gracias a este modelo estamos haciendo posible que la investigación básica española sea ya conocida en los centros de decisión de las grandes inversiones en I+D biomédica a escala internacional”.

Esta vertiente internacional también está siendo potenciada a través de la participación de los investigadores españoles y la industria farmacéutica en los proyectos integrados en la Iniciativa europea de Medicamentos Innovadores (IMI), que acaba de cumplir 10 años y trabaja fomentando los modelos de innovación en abierto y la colaboración público-privada, esencial para lograr resultados en el medio y largo plazo en el ámbito de la investigación biomédica. En este tiempo, IMI ha servido de plataforma para generar unas inversiones de más de 5.000 millones de euros y un centenar de proyectos de colaboración público-privada puestos para el fomento de la investigación y desarrollo de medicamentos innovadores en Europa.

La industria farmacéutica radicada en España ha jugado un papel decisivo en el desarrollo de muchos de esos proyectos, como por ejemplo en los centrados en participación de los pacientes en las actividades de I+D de medicamentos y en el aprovechamiento de las nuevas herramientas de almacenamiento de información (big data) para su explotación en dichas actividades de investigación.

Con todos estos elementos sobre la mesa, las perspectivas de futuro son muy positivas siempre que España siga manteniendo sus actuales atractivos para albergar investigación clínica, y en concreto una legislación favorable a la I+D biomédica, estable y predecible, y una adecuada protección a los derechos de protección de la propiedad industrial y un marco estimulante para favorecer la colaboración público-privada.
Una oportunidad para España
En este sentido, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, destacó en la inauguración de la Conferencia la importancia de consolidar esta apuesta de país por la I+D en el próximo futuro. “Podemos estar orgullosos de los avances que hemos logrado entre todos en los últimos años, pero hemos de ser capaces de consolidar la posición de España como un polo de atracción internacional para la I+D biomédica internacional”, explicó.

“La competencia entre países para atraer investigación en medicamentos aumenta, tanto para acoger centros de investigación como para generar proyectos -argumentó Arnés-. En España disponemos ya de buenos centros de investigación básica, con profesionales de alto nivel, y de una notable experiencia de colaboración público-privada, y nuestro prestigio y capacidad en ensayos clínicos es indudable”. De hecho, participamos ya en tres de cada diez ensayos que se hacen en Europa, y para algunas grandes compañías somos el segundo país del mundo con más actividad, tras Estados Unidos.

El director de Farmaindustria insistió en el valor que la investigación biomédica tiene para un país moderno como España, en plena evolución hacia un nuevo modelo productivo. En el caso concreto de los ensayos clínicos, atraen fondos para el sistema sanitario; permiten a los profesionales sanitarios sumar a su experiencia clínica la labor investigadora, colocándoles en vanguardia del conocimiento, y facilitan a los pacientes un acceso temprano a los nuevos medicamentos, lo que para muchos de ellos puede ser su última oportunidad de curar o controlar su enfermedad, tras no haber respondido a otros tratamientos.

A juicio de Arnés, España está en posición de privilegio para aprovechar la oportunidad que se abre en este campo. “Para ello -dijo- hemos de tener una visión estratégica orientada a reforzar la colaboración público-privada y crear un ecosistema favorable a la investigación”. Llamó para ello a la colaboración de la Administración y el conjunto de los agentes sanitarios y subrayó que el compromiso de la industria farmacéutica asentada en España con este objetivo es total.

Fuente: Interempresas

La industria farmacéutica trabaja en el desarrollo de 563 moléculas para la enfermedad cardiovascular

Con motivo del Día Mundial del Corazón que se celebra el 29 de septiembre, Farmaindustria ha comunicado que, según datos de la Asociación Internacional de la Industria Farmacéutica (IFPMA), los laboratorios de todo el mundo trabajan en 563 moléculas que, en distintas fases de investigación y desarrollo, podrían potencialmente acabar convirtiéndose en fármacos innovadores contra la enfermedad cardiovascular.

Cada año mueren en el mundo 17,5 millones de personas a causa de la enfermedad cardiovascular (ECV), que incluye las patologías cardiacas y cerebrovasculares. Hoy en día, la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en el planeta y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones, en el año 2030. Asimismo, la enfermedad del corazón constituye la primera causa de muerte en España. En 2016, suponían el 29,2 por ciento del total de fallecimientos.

Sólo en España, Farmaindustria destaca que en la última década se realizaron 259 ensayos clínicos en estas patologías que permitieron, entre otras cosas, facilitar el acceso temprano de miles de pacientes a medicamentos novedosos.

En la actualidad, la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos para las enfermedades cardiovasculares avanza en una triple dirección: anticuerpos monoclonales con acción hipolipemiante, inhibidores enzimáticos para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca y terapia génica dirigida a la reactivación del gen de la telomerasa y la regeneración de cardiomiocitos en pacientes que sufrieron un infarto de miocardio.

Factores de riesgo
El informe ‘El valor del medicamento desde una perspectiva social‘, realizado por el centro de investigación Weber, refleja que en España, entre los años 2000 y 2015 se observó una importante reducción en la tasa de mortalidad por accidentes cardiovasculares, con una caída del 32,2 por ciento en el caso de la enfermedad cerebrovascular y del 4,6 por ciento en el caso de los infartos de miocardio. El mismo informe recoge otro estudio de 2007 que concluye que el 47 por ciento de las muertes evitadas en Estados Unidos por enfermedades cardiovasculares se debió al beneficio terapéutico de los nuevos fármacos.

Los factores de riesgo que se asocian a una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular son la hipercolesterolemia, la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo, el sedentarismo, una dieta inadecuada, la obesidad, el estrés y la ansiedad, el consumo de drogas, los antecedentes familiares y el uso de anticonceptivos orales.

La Fundación Española del Corazón (FEC) ofrece una serie de recomendaciones para reducir el riesgo de padecer estas dolencias o mejorar la calidad de vida si ya se sufrió una. Entre ellas destaca la conveniencia de mantener una alimentación cardiosaludable combinada con la práctica sostenida de ejercicio físico. Además, no fumar, controlar el peso y los niveles de colesterol y glucosa, vigilar la grasa acumulada en el abdomen y la tensión arterial, y controlar el estrés y la ansiedad.

Fuente: Acta Sanitaria

La industria farmacéutica eleva un 9,5% su plantilla de I+D en la última década

España ha pasado de contabilizar 5.047 profesionales farmacéuticos en el campo de la I+D en 2007 a 5.527 investigadores en 2016, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La investigación y el desarrollo (I+D) ganan importancia en el sector farmacéutico español. Entre 2007 y 2016, el número de trabajadores de la industria farma dedicado a I+D se incrementó un 9,5%.

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes a 2016, el número de profesionales dedicados a I+D en el sector farmacéutico español ascendió hasta 5.527 empleados, en comparación con los 5.047 trabajadores registrados a cierre del ejercicio 2007.

El incremento de 2016 es el mayor en el número de profesionales de I+D que trabajan para esta industria en la última década. Tras este último año, la segunda mayor subida se registró en 2014, con un alza del 7,76%.

En 2008 el número de trabajadores especializados en el área de I+D en el sector farmacológico español decreció un 2,58% respecto a 2007, hasta 4.917 profesionales. A partir de entonces los datos fueron mejorando hasta 2011, con subidas del 4,15%, del 1,41% y del 1,12%, respectivamente.

Tras la caída del 3,64% en el número de profesionales españoles dedicados a I+D en la industria farma en 2012, hasta 5.060 empleados, entre 2013 y 2016 el sector ha observado un incremento en la cantidad de empleados especializados en el ámbito de la investigación, con subidas entre el 0,14% y el 9,5%.

Se reduce el número de empresas

No obstante, el número de empresas farmacéuticas que trabajan en el campo de la investigación y el desarrollo ha ido decreciendo año tras año en la última década, a excepción de 2012 y 2014.

En 2016 se contabilizaron un total de 156 compañías farmacéuticas especializadas en I+D, un 17,8% menos respecto a las 190 empresas registradas en 2007. En los ejercicios posteriores, y hasta 2011, el número de compañías se contrajo un 1,11%, un 6,18% y un 2,4%, respectivamente.

En 2012 se rompió la dinámica bajista en el sector, y el número de empresas farmacéuticas especializadas en I+D creció un 1,23%, hasta alcanzar las 165 compañías. Pero el mayor incremento registrado corresponde a 2014, cuando en España se contabilizaron un total de 171 especializados en la investigación farmacéutica.

Por otra parte, las empresas farmacéuticas especializadas en I+D sumaron un gasto interno de 631,33 millones de euros en 2016, un 2,38% más en comparación con 2007, según datos aportados por el INE.

En la última década, el mayor gasto registrado corresponde a 2008, cuando las compañías farmacéuticas de I+D invirtieron un total de 647,27 millones de euros. Sin embargo, el peor dato es de 2014, cuando estas empresas gastaron 94,07 millones de euros.

Fuente: Plantadoce

Los datos laborales de la industria: 200.000 empleos y 4.200 investigadores

La industria farmacéutica asegura que es un sector clave en la economía española por su carácter innovador y la creación de puestos de trabajo, con un total de 200.000 empleos generados, 37.000 directos, de los que un 96 por ciento tienen contrato indefinido y casi el 50 por ciento mujeres.

Así lo ha destacado el director técnico de Farmaindustria, Emili Esteve, durante su intervención en la inauguración del Farmaforum 2017, destacando la “apuesta por el talento y capital humano de la máxima capacidad” que realizan.

Además, de estos trabajadores unos 4.200 profesionales de la industria desarrollan su labor en el ámbito de la investigación y desarrollo, representando a más del 11 por ciento del total en este campo estratégico.

Sector de vanguardia

“Todo esto hace del farmacéutico un sector de arrastre en la economía española, un sector en vanguardia que, en un razonable marco de estabilidad, puede contribuir mucho a la necesaria transformación del modelo productivo español”, ha destacado este experto, según informa la patronal en su página web.

Además, durante su intervención Esteve también ha defendido su nuevo Código de Buenas Prácticas aprobado el año pasado que, a su juicio, no tiene precedentes en ningún otro ámbito industrial y “demuestra que este sector se adecúa a los tiempos y exigencias actuales”.

De igual modo, ha defendido que su trabajo “no acaba con la investigación y el desarrollo de medicamentos innovadores” sino que debe extenderse hasta que consiguen que estos productos llegan a quienes lo necesitan. Así, entre sus retos de futuro está afrontar la financiación de la innovación.

Fuente: Redacción Médica

En 2016 se han aprobado menos medicamentos que en años anteriores

La EMA y la FDA, las dos principales autoridades reguladoras del mercado farmacéutico en Europa y América, respectivamente, han autorizado en 2016 menos medicamentos nuevos que el año anterior. De hecho, en el caso de la FDA el número de aprobaciones es el más bajo de los últimos 6 años con 22 nuevos medicamentos innovadores, la mitad de los 45 aprobados el año anterior y volviendo a niveles de 2010. En Europa, la EMA recomendó la prescripción de 81 nuevos productos, frente a los 93 de 2015, aunque entre ellos también incluye medicamentos genéricos.

Esta desaceleración sugiere que la industria farmacéutica podría estar volviendo a unos niveles de productividad más normales después del repunte en las aprobaciones experimentado en 2014 y 2015, cuando el número de nuevos medicamentos que llegaron al mercado alcanzó los niveles más altos en los últimos 19 años.

John Jenkins, director de la oficina de nuevos fármacos de la FDA, reconoció el mes pasado que en esta caída de las aprobaciones se debía a varios factores, como el hecho de que cinco nuevos fármacos que pensaban aprobarse en 2016 se adelantaran y finalmente vieran la luz a finales del año anterior. También hubo una disminución en las solicitudes de autorización y la FDA también rechazó o retrasó más peticiones que en años anteriores. Dentro de estos retrasos que todavía podrían ver la luz están el fármaco para la esclerosis múltiple de Roche Ocrevus o el sarilumabm desarrollado por Sanofi y Regeneron para tratar la artritis reumatoide.

Según la consultora Deloitte, los retornos de la inversión en I+D de las 12 principales compañías farmacéuticas cayeron sólo un 3,7 por ciento en 2016, frente al máximo del 10,1 por ciento registrado en 2010. El aumento de la presión política por los elevados precios de muchos medicamentos innovadores supone un desafío creciente en un momento en que las empresas biotecnológicas y farmacéuticas están desarrollando más fármacos dirigidos a grupos más concretos de pacientes.

Fuente: Diario Médico

Dos investigadores de Navarrabiomed publican un libro de referencia internacional en inmunoterapia frente al cáncer

Los investigadores del centro de investigación biomédica Navarrabiomed David Escors y Grazyna Kochan han coordinado una publicación de referencia internacional en el campo de la inmunoterapia frente al cáncer, Myeloid-Derived Suppressor Cells and Cancer (‘Células supresoras de origen mieloide y cáncer’), publicada por la editorial científica Springer. Los investigadores describen el funcionamiento de las células mieloides supresoras (MDSC), responsables del progreso y metástasis de los tumores cancerígenos.

En la obra también han participado tres científicos de renombre internacional en este campo: Karine Breckpot y Jo Ginderachter, ambos de la Universidad Libre de Bruselas; y James Talmadge, de la Universidad de Nebraska (Estados Unidos).

Escors y Kochan forman parte del Grupo de investigación en Inmunomodulación de Navarrabiomed, a su vez integrado en el Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra, IdiSNA. Ambos trabajan en el campo de las células mieloides supresoras desde 2010.

Entre sus mayores logros se encuentran el descubrimiento de uno de los modos principales de acción de los tratamientos contra el cáncer anti-PD1 y anti-PDL1 (de muy alta eficacia clínica en pacientes humanos), la patente del sistema de producción de células MDSC a gran escala para la identificación de nuevas dianas terapéuticas en melanoma, y el descubrimiento del proceso de envejecimiento del sistema inmunitario humano, trabajo realizado junto con University College London, según ha informado el Gobierno foral en una nota.

MESA REDONDA CON EXPERTOS

David Escors participará este viernes como ponente en la sesión ‘Cáncer. Nuevas terapias experimentales’, organizada por el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) con motivo de la celebración del Día Mundial de la Inmunología. En la jornada, se presentarán los últimos avances experimentales contra el cáncer y otras patologías.

El evento comenzará a las 19 horas en el Planetario de Pamplona y contará además con la participación de Ruth Vera, oncóloga e investigadora del Complejo Hospitalario de Pamplona e Ignacio Melero, investigador en Inmunoterapia de la Clínica Universidad de Navarra y CIMA. La entrada será libre hasta completar aforo.

Fuente: Noticias de Navarra

La industria farmacéutica asumió el 8,7% del gasto en innovación tecnológica en España en 2014

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha hecho públicos los datos definitivos de su informe ‘Encuesta sobre Innovación en las Empresas. Año 2014′, el cual desvela que la industria farmacéutica asumió el 8,7 por ciento del gasto en innovación tecnológica en España durante el año pasado.

Según refleja este documento de carácter analítico, que recoge también que el gasto en innovación tecnológica “se redujo un 2,1 por ciento en el año 2014 y se situó en 12.960 millones de euros” en el territorio nacional, la rama de actividad que tuvo mayor porcentaje de empresas innovadoras en el sector de la industria fue el de las industrias del petróleo, con el 87,5 por ciento, y seguido de las de la Farmacia, con un 74,6 por ciento.

El INE señala, además, que la rama con mayor porcentaje de empresas innovadoras tecnológicamente en el sector industrial fue, nuevamente la de industrias del petróleo, repitiendo el porcentaje del 87,5 por ciento, y seguida otra vez por la de Farmacia, con un 64,4 por ciento. Por último, explica que la rama con mayor porcentaje de empresas con innovaciones no tecnológicas fue la de industrias del petróleo (87,5%), tras la que se situó Farmacia (59,5%).

Fuente: Acta Sanitaria

Biotecnológicas europeas lanzan libro blanco para la I+D en antibióticos

La Alianza BEAM, que reúne a pequeñas y medianas empresas biotecnológicas dedicadas a la investigación de nuevos antibióticos de toda Europa, ha presentado su libro blanco, una hoja de ruta que fija los objetivos de este consorcio y da a conocer el prometedor pipeline que suman las 39 empresas que la forman. El libro blanco apunta las acciones necesarias a corto plazo para revitalizar la investigación antimicrobiana en toda Europa y establece un plan a largo plazo más ambicioso.

La aparición de bacterias resistentes a diferentes antibióticos es reconocida como una crisis mundial de salud pública. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en un documento basado en datos de 114 países de que “la resistencia antimicrobiana es una creciente amenaza” y que “la posibilidad de volver a una era post-antibiótico en el que las infecciones comunes y lesiones menores podrían matar es una posibilidad muy real para el siglo XXI”. En la actualidad, son las pequeñas y medianas compañías biotecnológicas las que están liderando el cambio en busca de innovación en la manera de abordar este problema, ya sea con el diseño y desarrollo de nuevos antibióticos o con la identificación e implementación de estrategias preventivas contra la resistencia, entre otras.

El pasado mes de junio, 39 compañías biotecnológicas procedentes de 10 países europeos se unieron en la Alianza BEAM (siglas de Biotechs from Europe innovating in Anti-Microbial resistance) con el objetivo de acelerar el progreso en la lucha contra las resistencias antimicrobianas y minimizar el desarrollo futuro de nuevas resistencias adquiridas en patógenos.

Entre todas las empresas que forman BEAM se están desarrollando cerca de 100 compuestos para tratar o prevenir las infecciones bacterianas. Estos compuestos van desde pequeñas moléculas antibacterianas a estrategias alternativas o bioproductos, como fagos, anticuerpos, péptidos, dispositivos médicos, moduladores de microbioma y vacunas terapéuticas y profilácticas. “Este pipeline demuestra el dinamismo de la red y nuestro esfuerzo por combatir la resistencia antimicrobiana. De entre todos los compuestos, ya hay 20 en desarrollo clínico con los que esperamos ofrecer una alternativa a los pacientes con infecciones multirresistentes. Nuestro  objetivo con la Alianza BEAM es conseguir un entorno más atractivo para la I+D de antimicrobianos en Europa que aporte soluciones”, ha explicado Domingo Gargallo-Viola, director científico de Abac Therapeutics y portavoz de la Alianza BEAM en España.

En el libro blanco, la Alianza BEAM urge a las autoridades europeas y nacionales a llevar a cabo tres acciones con efecto inmediato:

1. Creación de un fondo específico destinado a las empresas biofarmacéuticas pequeñas y medianas que desarrollan productos antibacterianos innovadores. Este fondo serviría para financiar proyectos desde el descubrimiento hasta la prueba de concepto clínica, con especial énfasis sobre el llamado ‘death valley’ –por ejemplo, estudios preclínicos y estudios clínicos tempranos (fase I)-.

2. Mejora de los incentivos de mercado para aumentar el retorno de la inversión de los productos que combaten la resistencia bacteriana. Las ventajas fiscales, así como la extensión de la exclusividad en el mercado y la revisión del modelo de precios, revitalizarían el atractivo de la I+D de antibióticos y tenderían a reforzar la cartera de productos antibacterianos en desarrollo.

3. Fortalecimiento de las medidas existentes de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para acelerar y simplificar las vías regulatorias de los productos que combaten la resistencia bacteriana.

El posicionamiento también aborda medidas complementarias a largo plazo para promover la innovación en antibacterianos, como el fortalecimiento del entorno de I+D a todos los niveles, una mejor valoración por parte de las instituciones europeas interesadas en los beneficios sociales que aportan los productos antibacterianos innovadores, y un mayor apoyo a las biotechs europeas con vistas a la comercialización directa de sus productos relativos a combatir la resistencia bacteriana.

“Este libro blanco es el primer hito de la Alianza BEAM desde su lanzamiento en junio de este año. Todos sus miembros estamos encantados de demostrar nuestro espíritu proactivo y deseo de cambiar el panorama relacionado con los antimicrobianos en Europa”, ha concluido Gargallo.

Fuente: PM Farma

La industria farmacéutica invirtió en España 950 millones de euros en I+D en 20

De lo 950 millones de euros invertidos, 382 se destinaron a contratos de investigación con hospitales, universidades y centros de investigación, lo que se denomina I+D extramuros. Esta partida se vió incrementada en casi un punto y medio porcentual con respecto a 2013, representando el 41 por ciento de la inversión total de I+D de la industria farmacéutica, “colaboraciones fundamentales para la investigación de nuevos fármacos y para el desarrollo científico de las instituciones y los organismos públicos”, afirma la asociación.

Por su parte, la investigación intramuros alcanzó un valor de 568 millones de euros, alrededor del 59 por ciento de la inversión total. El mayor porcentaje de estas inversiones se llevó a cabo en Cataluña (45 por ciento) y en Madrid (43 por ciento); el 12 por ciento restante se realizó en otras comunidades o en el extranjero, detalla la encuesta.

En cuanto a las partidas de gasto invertidas en I+D, la principal fue la dedicada a ensayos clínicos, con algo más de 486 millones de euros, aspecto en el que España aún tiene grandes oportunidades de desarrollo, aseguran desde Farmaindustria. Por otro lado, la investigación básica se posicionó en segundo lugar, con una inversión de más de 126 millones de euros.

Finalmente, la investigación biotecnológica supuso el 23,6 por ciento de la I+D farmacéutica en España. La encuesta indica, por tanto, un aumento de la investigación en este campo, ya que “el pasado año la industria farmacéutica invirtió 224 millones de euros en este tipo de investigación, aumentándose en más de un 12 por ciento con respecto a 2013″.

Fuente: Acta Sanitaria

EEUU aprueba el uso del primer medicamento producido en una impresora 3D

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés), institución conocida por su enfoque conservador, ha autorizado el uso de primer medicamento sujeto a prescripción médica producido en una impresora 3D.

El medicamento llamado Spritam, que se prescribe a las personas que sufren ciertos tipos de convulsiones causadas por epilepsia, ha sido producido con éxito por la compañía farmacéutica privada Aprecia Pharmaceuticals (con sede en el estado de Ohio), informa ‘The Guardian’.

Aprecia Pharmaceuticals anunció este lunes que la FDA autorizó su fármaco Spritam para adultos y pacientes menores de edad. El medicamento ha sido fabricado con una impresora 3D y se disuelve en líquidos.

Está previsto que Spritam sea lanzado a nivel nacional el primer trimestre de 2016. Además, Aprecia Pharmaceuticals ha anunciado que planea desarrollar otros medicamentos neurológicos utilizando su plataforma 3D.

En este sentido, los médicos de todo el mundo recurren cada vez más a la impresión 3D para crear implantes para pacientes con enfermedades y lesiones raras.

Fuente: Telecinco