Archivo de la categoría: Big Data

“Es necesario ir hacia la medicina personalizada y lograr cada vez más un diagnóstico precoz”

Entrevista a Santiago de Torres Sanahuja, miembro de la Junta de la Asociación Salud Digital, presidente de la compañía AtrysHealth y ponente de la mesa “Salud digital. Una visión transversal”.

Pregunta (P.). Los ciudadanos tienen mayor acceso al conocimiento de enfermedades e, incluso, la EMAS tiene en cuenta la opinión de los pacientes a la hora de aprobar medicamentos. ¿Qué papel están jugando los pacientes?

Respuesta (R.). El paciente tiene que estar cada vez más en el centro de la acción. Pero si miramos Internet, el 70 u 80 por ciento de las respuestas e información que se proporcionan en la Red sobre salud vienen dadas desde las pseudociencias. Lo primero es garantizarle el derecho a la información y que ésta sea veraz.

El paciente quiere saber más lo que le pasa y cómo tratarse. Quiere empoderarse y hoy en día gracias a las nuevas tecnologías sanitarias puede tener información accesible por ejemplo sobre su tensión arterial, nivel de glucemia, frecuencia cardiaca. La Sanidad tiene que abrirse a esta realidad.

P. El Big Data es cada vez más una herramienta importante en la sanidad. ¿No hay peligro sobre el derecho a la confidencialidad?  

R. Todos los sistemas de grandes bases de datos siempre están protegidos y se preserva el anonimato. Pero también es verdad que gracias al Big Data se están abriendo posibilidades apasionantes de cara al futuro. Por ejemplo, gracias al análisis de grandes bases de datos de enfermedades se podrá realizar en poco tiempo un pronóstico precoz y un tratamiento mucho más preciso.

P. ¿Estamos hablando de medicina predictiva?

R. Sí medicina predictiva y personalizada. Nos dirá qué tipo de cáncer tenemos y con los datos genéticos, edad, forma de vida… historia… cuál será el pronóstico y la evolución de la enfermedad. Es necesario ir hacia la medicina personalizada y de precisión y lograr cada vez más un diagnóstico precoz. Los ciudadanos tendrán acceso de forma asequible a dispositivos que podrán decirle su estado de salud y, de esta manera, ayudar a prevenir enfermedades.

No obstante, todavía estamos lejos en el diagnóstico precoz de enfermedades. A título de ejemplo los presupuestos de la Sanidad en España no llegan al 10 por ciento lo destinado a diagnóstico mientras que en EE. UU. es de alrededor el 20 por ciento.

“Los profesionales de la salud serán los intermediarios entre el algoritmo y los seres humanos”

Entrevista al Dr. Julio Mayol, profesor Titular de Cirugía en Universidad Complutense de Madrid y Director Médico en Hospital Clínico San Carlos, y ponente de la mesa ““Salud digital. Una visión transversal”.

Pregunta (P.). ¿Cómo definiría salud digital?

Respuesta (R.). Es un paradigma que asume que la vida en general y la salud son un algoritmo, todo lo demás es superfluo. Los profesionales de la salud han sido siempre los interlocutores entre las personas y el conocimiento, y su aplicación a la realidad. Al principio entre Dios y los seres humanos, más tarde entre la ciencia y los seres humanos y ahora entre el algoritmo y los seres humanos, aunque cada vez jugaremos un papel menos significativo, sobre todo con el desarrollo de la inteligencia artificial.

P. El Big Data permite analizar ingentes cantidades de datos. ¿Nos permitirá predecir, diagnosticar y tratar eficazmente las enfermedades?

R. El Big Data es muy importante siempre y cuando podamos tratar las enfermedades que pueda predecir. Predecir sin poder tratar no tiene sentido. Nos enfrentaríamos a la muerte determinada por un algoritmo y esto es algo complejo. La muerte humana tiene una tasa del 100 por ciento. Por otra parte, hay que preguntarse si predecir cosas en las que uno no tiene capacidad de alterar el resultado es bueno o malo, sabiendo que tiene enormes repercusiones para el individuo.

P. Los pacientes tienen cada vez más peso en la medicina. ¿Cuál será su papel en los próximos años?

R. Los pacientes son cada vez más un driver. Antes eran un recurso para el funcionamiento del sistema. Ahora tienen capacidad de influir en las agendas sanitarias porque el principio de autonomía es más claro en la bioética y porque el acceso al conocimiento a través de las herramientas digitales es mayor.

Antes los médicos eran unos intermediarios con una gran asimetría de conocimiento. Ahora el conocimiento está a disposición del paciente a través de Google, de las revistas científicas… Ahora el paciente se compromete, interviene, tiene un cierto grado de autogestión y puede tomar decisiones sobre cómo funciona el sistema sanitario y alterar su orden.