Archivo por meses: marzo 2015

Los laboratorios farmacéuticos aumentan su inversión publicitaria un 20% en 2014

La inversión publicitaria que realizan las empresas en los medios de comunicación es cada vez mayor debido a la visibilidad y notoriedad que reciben por ello. Y los laboratorios farmacéuticos no son una excepción.

“La publicidad es esencial para que las marcas posicionen su imagen y den a conocer sus productos”, comenta el presidente ejecutivo de Arce Media, Jesús Pascual. En este sentido, añade que “resulta clave diseñar una estrategia bien planificada para alcanzar los objetivos planteados”.

En la misma línea, el consejero delegado de Berbés Asociados, Pedro Cano, hace hincapié en la “importancia de definir la estrategia, tanto de comunicación como de publicidad, en la empresa”.

Con el objetivo de ofrecer una panorámica de la situación actual y la tendencia de las inversiones publicitarias del sector farmacéutico, se ha llevado a cabo el estudio Arce Media-Berbés, realizado por la empresa de investigación Arce Media para la agencia de comunicación Berbés Asociados con el objetivo de conocer las inversiones publicitarias del sector.

Según se desprende el mismo, la inversión publicitaria llevada a cabo por los laboratorios farmacéuticos en 2014 fue un 20% mayor que en el año anterior, alcanzando la cifra de 110 millones de euros. El sector farmacéutico continúa así el camino de la recuperación en 2014 en esta área e iguala los valores de 2007, tras dos años de resultados positivos y después del periodo de crisis que redujo las inversiones publicitarias de los laboratorios.

Frente a estos datos, del estudio se extrae también que este porcentaje es cuatro veces mayor que el aumento experimentado por el conjunto de la inversión publicitaria que, en el mismo año, fue del 5%, lo cual refleja que el interés de los laboratorios por publicitarse en los medios es mayor que el de otros sectores. Ello muestra que, a pesar de la tendencia alcista detectada en todos los mercados, existen diferencias significativas dentro de ellos.

Tal y como indica Jesús Pascual, “todas las inversiones publicitarias están ligadas a una mejor situación económica, pero cada sector tiene sus propias variables. Así, en la industria farmacéutica el aumento de la inversión se puede deber a un mayor consumo de medicamentos en 2014 y a la ventaja que existe desde 2012 de que muchos de ellos se compren directamente en farmacias, intentando los laboratorios posicionar sus marcas entre los consumidores”.

Compañías y productos más destacados

Entre las compañías que mayor inversión publicitaria realizaron entre 2010 y 2014 destacan Reckitt Benckiser, Johnson & Johnson, Novartis y Boehringer-Ingelheim, con más de nueve millones de euros invertidos en publicidad cada uno, siendo Bayer, con alrededor de seis millones, el quinto laboratorio que mayor desembolso publicitario llevó a cabo en estos años.

“El crecimiento del consumo de ciertos productos farmacéuticos de uso cotidiano ha llevado a los laboratorios farmacéuticos a una dura competencia que se ha desarrollado en importantes campañas de publicidad, marketing y comunicación estratégica”, indica el consejero delegado de Berbés Asociados.

Respecto al tipo de productos farmacéuticos que los laboratorios farmacéuticos publicitaron en mayor medida en los medios destacan los anticatarrales y antigripales, complementos alimenticios, complejos vitamínicos, antisépticos bucofaríngeos y los antiácidos y digestivos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los medicamentos pueden ser publicitados, sino que solo están abiertos a ello los que se adquieren sin prescripción facultativa y los que no contienen sustancias psicotrópicas o estupefacientes entre sus compuestos. Además de ello, tienen que pasar por fuertes restricciones y obtener ciertos permisos para poder realizar publicidad en los medios.

Así lo explica Pedro Cano, que señala que “en el sector farmacéutico toda acción de comunicación, publicidad o marketing tiene un marco regulatorio muy estricto que incluye sus propios mecanismos de vigilancia y autorregulación, además de los sistemas existentes en la Administración”.

Por ello, las marcas de productos farmacéuticos que mayor inversión publicitaria realizaron en 2014 corresponden a estos medicamentos que no necesitan prescripción. Durex, Frenadol, Strepsils, Voltadol y Rhinomer son los que más se publicitaron en los medios en el último año.

Además, el mercado de los laboratorios es muy dinámico, por lo que continuamente surgen nuevas marcas que llevan a cabo campañas de publicidad. De hecho, de las 39 marcas que han invertido más de un millón de euros en 2014, once de ellas no estaban presentes en los medios en 2011.

Estudio Arce Media-Berbés sobre la inversión publicitaria en la industria farmacéutica 2010-2014

El estudio Arce Media-Berbés sobre la inversión publicitaria en la industria farmacéutica 2010-2014 es una iniciativa conjunta de Arce Media y Berbés Asociados para dar a conocer las inversiones en publicidad que han realizado los laboratorios farmacéuticos en los medios de comunicación en los últimos años. A lo largo del año 2015 Arce Media y Berbés Asociados continuarán con su colaboración y llevarán a cabo nuevos informes relacionados con la inversión publicitaria en prensa especializada, así como otros estudios sobre seguros médicos, y otros ámbitos como farmacias, ortopedias y centros médicos (dentales, de belleza, etc.).

Fuente: Farmaespaña

Una innovación farmacéutica ‘made in Spain’

Hacía mucho que la industria farmacéutica española no presentaba un producto que pudiera etiquetarse de auténtica innovación. Las razones de tanta timidez quizá tienen que ver con su cultura o porque llevar al mercado un nuevo medicamento eficaz cuesta tanto dinero que sólo los gigantes del sector se atreven a intentarlo. La industria en nuestro país ha estado poniendo en las farmacias fórmulas parecidas a las verdaderamente innovadoras y genéricos -cuando la patente del medicamento original ha caducado-.

Sin embargo, la polipíldora que ayer se presentó en Madrid es algo novedoso, muy necesario y tiene un coste razonable, incluso barato para un sector acostumbrado a pagar cantidades importantes por los fármacos. Es también un ejemplo muy claro de cómo puede establecerse una colaboración público-privada fructífera, carente de conflictos de interés, que nos demuestra que, en sanidad y medicina, estamos a la altura de lo que se suele hacer en los países más desarrollados.

Lo que ha conseguido la hermandad entre el CNIC y los laboratorios Ferrer, con sede en Barcelona, es juntar tres medicamentos esenciales para tratar la patología cardiovascular, -la primera causa de mortalidad- y empaquetarlos muy inteligentemente en una única cápsula con un coste de 35 céntimos al día.

El precio es algo fundamental para los países pobres. En España, acostumbrados a un sistema sanitario público bueno, y sin excesivos costes directos para el consumidor, se es poco consciente de lo que significa el tratamiento farmacológico de una patología crónica. Pero en India, Bolivia o Kenia, por citar algunos países sin buena cobertura pública sanitaria, pagar por medicinas es un imposible para muchos. Quizá el mayor fracaso de la medicina moderna se relaciona con lapésima adherencia que tienen los pacientes crónicos al tratamiento que les prescribe el médico, que en las mejores estadísticas no supera el 50%. Que un hipertenso, un paciente coronario, un diabético, un asmático, incluso alguien con cáncer, olvide una y otra vez qué es lo que tiene que hacer para mantener controlada su enfermedad debería calificarse de tragedia. Es algo que presupone serias complicaciones y que, además, genera un dispendio económico enorme.

La adherencia a la medicación y su precio fue lo que motivó al doctor Valentín Fuster y al CNIC a intentar desarrollar la polipíldora. Es loable que haya sido Ferrer el laboratorio que ha arriesgado a lo hora de desarrollar ese proyecto. Y se han gastado hasta ahora 24 millones de euros. Unos y otros ahora pueden sentirse orgullosos de lo que han conseguido.

Fuente: El Mundo

Alfonso Alonso apuesta por un acuerdo con la industria farmacéutica que contemple compensaciones al Estado

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha apostado este lunes por un acuerdo con la industria farmacéutica que contemple compensaciones al Estado en caso de que se produzcan “excesos”. Ampliar foto Alonso, quien ha visitado este lunes en la capital burgalesa las dependencias del Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedades Raras y sus Familias (CREER), ha destacado la importancia de crear dicho acuerdo para que existan previsiones del gasto, sin que esto suponga “ninguna merma” de medicamentos que sean necesarios.

“Es muy importante que todo el mundo tenga acceso a los medicamentos que precisa”, ha aseverado Alonso en declaraciones recogidas por Europa Press, antes de señalar que es necesario continuar con el trabajo realizado en materia de contención del gasto farmacéutico. En este sentido, ha recordado que el Gobierno central ha ahorrado más de 4.000 millones de euros en esta partida a lo largo de la presente legislatura y ha abogado por un horizonte del gasto acorde al “esfuerzo” que pueda realizar España.

El titular de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha destacado durante su visita a Burgos el compromiso del Ejecutivo central con los afectados por enfermedades raras y ha remarcado que éstas son “una prioridad” para el Estado, al afectar a “cientos de miles” de personas. En este marco, ha recordado que existen cerca de 7.000 patologías poco frecuentes y ha confiado en que ha confiado en que se encuentren más tratamientos para ellas “lo antes posible”.

Fuente: 20 Minutos

De 81 medicamentos aprobados en Europa, España vende 47, según laboratorios

De los 81 fármacos aprobados en Europa para luchar contra las enfermedades raras o ultra-raras, 69 están aprobados por la Agencia española del Medicamento, pero “sólo 47 están comercializados actualmente en España”, indicó hoy una organización de laboratorios.

La asociación Aelmhu, que agrupa a laboratorios que desarrollan los “medicamentos huérfanos”, denominados así por tratarse de fármacos a enfermedades con poca incidencia en la población, reclamó un mayor esfuerzo para atender las enfermedades raras en la apertura de una reunión informativa en Santiago de Compostela.

Un portavoz de Aelmhu, Tiago Barros, manifestó en la apertura de la reunión que los medicamentos “llegan tarde a España” y destacó, además, las “elevadas diferencias entre comunidades autónomas” en el tratamiento de esas enfermedades.

Según un comunicado conjunto de la Aelmhu, la Federación gallega de enfermedades raras y crónicas y la Federación española de enfermedades raras, en Galicia hay cerca de 300.000 personas afectadas.

“Las desigualdades entre comunidades y el exceso de burocracia son dos de los problemas más importantes que destacan los afectados de enfermedades raras y ultra-raras”, añade la nota, y enfatiza la necesidad de “concienciar a la población” como el “principal reto de los profesionales de la salud”.

Según las tres entidades organizadoras de una reunión informativa a la que han acudido expertos de varios centros médicos gallegos y familiares de afectados por esas patologías, “solo el 6 % de los pacientes dispone de un tratamiento específico”.

Fuente: ABC

Los laboratorios farmacéuticos aumentan su inversión publicitaria un 20% en 2014

La inversión publicitaria llevada a cabo por los laboratorios farmacéuticos en 2014 fue un 20 por ciento mayor que en el año anterior, alcanzando la cifra de 110 millones de euros, según se desprende del estudio ‘Arce Media-Berbés’, realizado por la empresa de investigación Arce Media para la agencia de comunicación Berbés Asociados.

De esta forma, el sector farmacéutico continúa el camino de la recuperación en 2014 en esta área e iguala los valores de 2007, tras dos años de resultados positivos y después del periodo de crisis que redujo las inversiones publicitarias de los laboratorios.

Frente a estos datos, del estudio se extrae también que este porcentaje es cuatro veces mayor que el aumento experimentado por el conjunto de la inversión publicitaria que, en el mismo año fue del 5 por ciento, lo cual refleja que el interés de los laboratorios por publicitarse en los medios es mayor que el de otros sectores.

“Todas las inversiones publicitarias están ligadas a una mejor situación económica, pero cada sector tiene sus propias variables. Así, en la industria farmacéutica el aumento de la inversión se puede deber a un mayor consumo de medicamentos en 2014 y a la ventaja que existe desde 2012 de que muchos de ellos se compren directamente en farmacias, intentando los laboratorios posicionar sus marcas entre los consumidores”, ha comentado el residente ejecutivo de Arce Media, Jesús Pascual.

Entre las compañías que mayor inversión publicitaria realizaron entre 2010 y 2014 destacan Reckitt Benckiser, Johnson & Johnson, Novartis y Boehringer-Ingelheim, con más de nueve millones de euros invertidos en publicidad cada uno, siendo Bayer, con alrededor de seis millones, el quinto laboratorio que mayor desembolso publicitario llevó a cabo en estos años.

“El crecimiento del consumo de ciertos productos farmacéuticos de uso cotidiano ha llevado a los laboratorios farmacéuticos a una dura competencia que se ha desarrollado en importantes campañas de publicidad, marketing y comunicación estratégica”, ha apostillado el consejero delegado de Berbés Asociados, Pedro Cano.

ANTICATARRALES Y ANTIGRIPALES, PRINCIPALES PRODUCTOS PUBLICITADOS

Respecto al tipo de productos farmacéuticos que los laboratorios farmacéuticos publicitaron en mayor medida en los medios destacan los anticatarrales y antigripales, complementos alimenticios, complejos vitamínicos, antisépticos bucofaríngeos y los antiácidos y digestivos.

Ahora bien, no todos los medicamentos pueden ser publicitados, sino que solo están abiertos a ello los que se adquieren sin prescripción facultativa y los que no contienen sustancias psicotrópicas o estupefacientes entre sus compuestos. Además de ello, tienen que pasar por “fuertes” restricciones y obtener ciertos permisos para poder realizar publicidad en los medios.

De hecho, según ha explicado Cano, en el sector farmacéutico toda acción de comunicación, publicidad o marketing tiene un marco regulatorio “muy estricto” que incluye sus propios mecanismos de vigilancia y autorregulación, además de los sistemas existentes en la Administración.

Por ello, las marcas de productos farmacéuticos que mayor inversión publicitaria realizaron en 2014 corresponden a estos medicamentos que no necesitan prescripción. Concretamente, ‘Durex’, ‘Frenadol’, ‘Strepsils’, ‘Voltadol’ y ‘Rhinomer’ son los que más se publicitaron en los medios en el último año.

Finalmente, de la investigación se desprende que de las 39 marcas que han invertido más de un millón de euros en 2014, once de ellas no estaban presentes en los medios en 2011.

Fuente: El Economista

El Gobierno quiere que la industria compense el exceso de coste en farmacia

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha asegurado hoy que el Gobierno está negociando con la industria farmacéutica para que compense al Estado a través del Sistema Nacional de Salud en el caso de que se produzca un exceso de gasto de farmacia que supere el incremento del PIB.

En declaraciones a los periodistas durante una visita al Centro de Referencia Estatal de Enfermedades Raras de Burgos, el ministro ha explicado que el objetivo del Gobierno no es solo contener el gasto de farmacia en el presupuesto de Sanidad, sino también cerrar un acuerdo para contener el gasto sin merma de ningún medicamento que sea necesario y que si se produce un exceso de gasto sea compensado por la industria farmacéutica.

Alonso ha insistido en que es “muy importante” para el Gobierno que todo el mundo tenga acceso a los medicamentos que necesite, algo que considera que se está consiguiendo.

Sin embargo, ha apuntado que el Gobierno también trabaja en la contención de ese gasto, porque cada vez que no se controla se traslada todo el peso al capítulo uno del presupuesto, que corresponde a la retribución de los profesionales.

Para evitarlo, asegura que se ha habilitado un sistema de incorporación voluntaria para las comunidades autónomas para el control de ese gasto, en coordinación con el Ministerio de Hacienda, aunque se trata de una medida que incluye también el acuerdo con las industrias farmacéuticas para que se comprometan a “un horizonte de gasto acorde con el que pueda realizar el país, y si hay un exceso, que también haya una compensación al Estado”.

Fuente: El Confidencial

Tres décadas de reinvención sin cesar

En los últimos 30 años, no hay industria que no haya cambiado de arriba abajo. Pero, una de las que más se ha trasmutado ha sido la farmacéutica. Pese a que el sector se sigue ocupando de lo mismo que hace tres décadas –desarrollar y vender medicamentos–, todo lo demás se ha modificado. Y sigue haciéndolo ya que, según Juan José Polledo, director de relaciones institucionales de Pfizer, “estamos en un momento de fuerte transformación, adaptándonos a un entorno totalmente diferente del de hace años”.

El principal cambio que ha sacudido a la industria ha sido en el modo de obtener nuevos fármacos. La escasez de nuevos medicamentos en las últimas fases de I+D es alarmante, las exigencias de las autoridades para su aprobación han crecido y las tasas de fracaso en el prelanzamiento también. Además, las grandes compañías están perdiendo muchos de sus exitosos productos, por la expiración de sus patentes. Todo lo contrario de lo que sucedía hace tres décadas, cuando el sector vivía una situación más cómoda: generaba una cierta abundancia de nuevas medicinas, algunas verdaderos ­blockbusters (medicinas de largo alcance, para públicos masivos), que generaban enormes ingresos.

“Entre 1985 y 2000”, explica Ludovic Helfgott, presidente de AstraZeneca España, “la industria vivía básicamente de los grandes fármacos para la medicina de atención primaria”. Las empresas entendían la salud como una rama más del gran consumo. Había pocos medicamentos para los médicos especialistas o de medicina secundaria. Hoy el sector afronta una situación distinta, una escasez de nuevos fármacos en el llamado pipeline (flujo de nuevos proyectos). Una situación que resulta preocupante para el sector, que se enfrenta al llamado patente cliff o precipicio de las patentes, es decir, la pérdida de sus derechos sobre las medicinas, que luego son fabricadas y vendidas como genéricos por parte de otras empresas. Inevitablemente, esto les está mermando sus ingresos.

Más genéricos a la vista
Esto se va a agravar en el futuro, lo que es bueno para el mercado de genéricos, que no ha dejado de crecer en los últimos años en el mundo. Autorizados en 2001 en España, suponen ya, apunta Ángel Luis Rodríguez, director de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (Aeseg), “un 18% de la factura total del sector farmacéutico en valor (1.800 millones de euros) y un 38% en volumen”. En Europa, los ratios son un poco más elevados: un 25% y un 55%, respectivamente. Los genéricos, producidos y vendidos en España por 25 empresas, cuestan de media un 40% menos que el fármaco de marca, lo que ha generado en 14 años “14.000 millones de ahorros al sistema”, explica Rodríguez.

Pero ¿por qué está siendo tan difícil poner nuevas medicinas en el mercado? Lo primero, porque ha habido un cierto agotamiento de las posibilidades de encontrar nuevas moléculas en la química fina: mientras que los nuevos fármacos bio, generados por el sector biotecnológico, solo ahora empiezan a mostrar resultados. Otra razón que apunta Helfgott es que “ahora estamos abordando enfermedades más complicadas, como el cáncer, o metabólicas, en las que resulta más difícil encontrar productos efectivos”.

Leer más: El País

Hacienda ultima un fondo para financiar inversiones sanitarias

El Ministerio de Hacienda ultima la creación de un nuevo fondo para que las comunidades financien las inversiones sanitarias. Se trataría de una línea de crédito con condiciones similares a las del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) con un interés próximo al 0% y a devolver a 10 años para que las comunidades puedan afrontar en condiciones ventajosas la compra de medicamentos e inversiones en hospitales. La adhesión a este fondo será voluntaria y exigirá una serie de requisitos entre los que figuran que el gasto sanitario no podrá crecer más que el PIB.

Es una de las medidas incluidas en el Protocolo para garantizar la sostenibilidad del sistema de salud que han elaborado conjuntamente Hacienda y Sanidad y que prevén presentar a las comunidades autónomas en breve para que den su visto bueno.

El texto recoge una veintena de medidas entre las que se incluye la obligación de las autonomías de informar sobre todos los capítulos del gasto sanitario mensualmente: farmacéutico, hospitales, y suministros sanitarios.

El gasto sanitario en España supone cerca de 65.000 millones de euros, algo más de seis puntos del PIB. La sanidad es una competencia a las comunidades autónomas. Las administraciones regionales destinan casi el 40% de su presupuesto a gasto farmacéutico, mantener los hospitales y, en definitiva, asistencia sanitaria.

El Gobierno ha diseñado este Protocolo para controlar ese gasto que subió a un ritmo de casi el 10% durante los años previos a la crisis y ha disminuido una media del 3% anual durante los años de recesión —9.933 millones menos entre 2009 y 2013—. “Resulta esencial que las comunidades calculen de forma común una serie de indicadores en materia de gasto farmacéutico y sanitario, que permitan un mejor seguimiento”, señalan desde Hacienda.

Las comunidades que se sumen a este nuevo instrumento de financiación estarán sujetas a unos límites de gasto sanitario. Su cumplimiento será evaluado anualmente. En el caso de que no superen los límites de gasto podrán obtener ventajas económicas. En el supuesto contrario, las que gasten más del tope deberán adoptar medidas de ajuste como la imposibilidad de aprobar la cartera de servicios complementaria y la aplicación de las medidas de ajuste que sean aprobadas en la comisión delegada del Gobierno.

Este Protocolo, cuya adhesión es voluntario por parte de las comunidades, refuerza las acciones del Ejecutivo para la sostenibilidad del sistema sanitario, explican desde el ministerio. En este sentido, la Administración General del Estado tendrá un especial celo en el seguimiento de los periodos medios de pago a la industria sanitaria y a las oficinas de farmacia en relación a los gastos por medicamentos, productos sanitarios y recetas médicas.

El Gobierno creará también una comisión de seguimiento con responsables del Ministerio de Hacienda, de Sanidad, representantes de la industria sanitaria y de las comunidades autónomas que se sumen al Protocolo.

Esta comisión elaborará un informe inicial con los objetivos a varios años sobre gasto sanitario, farmacéutico y eficiencia del sistema. Y analizará semestralmente el grado de cumplimiento.

Entre las medidas propuestas en el Protocolo y que ya han sido aceptadas por la industria sanitaria y algunas comunidades figuran: “la potenciación del sistema nacional de compras centralizadas de medicamentos, el establecimiento o mejora de los programas relativos al seguimiento de pacientes polimedicados y crónicos, la promoción de las actuaciones para la mejora de los programas relativos al seguimiento de hiperprescriptores y vigilancia del desplazamiento del prescriptor a alternativas menos eficientes, el impulso del uso de especialidades farmacéuticas genéricas y biosimilares, la promoción de las actuaciones tendentes a la integración de farmacia hospitalaria en los sistemas de receta electrónica y potenciación de la informatización de la dispensación hospitalaria, el establecimiento o mejora de los programas relativos a los sistemas electrónicos de facturación, mejoras en materia de periodos de pago a la industria farmacéutica y a las oficinas de farmacia”.

En los próximos días, el Gobierno presentará este Protocolo a las comunidades para tratar de que se sumen al mismo.

Fuente: PM Farma

Europa, un “espejo” al que mirar en la posible evolución del modelo farmacéutico español

Si de algo no peca la profesión farmacéutica española es de inmovilismo, aunque su ‘actividad’ no siempre se vea recompensada por las Administraciones. Son numerosas las propuestas de cambio o renovación que emanan de la profesión —algunas por la acuciante necesidad— tanto desde el punto de vista económico como asistencial: nuevos modelos retributivos, implantación de servicios profesionales, modelos para el mantenimiento de la dispensación de medicamentos de diagnóstico hospitalario en las boticas…

En este sentido, aunque convendría tener en cuenta las peculiaridades de cada país y sus modelos farmacéuticos, España podría atender a los ejemplos que ya existen en su entorno más cercano, Europa, y algunos de los cuales han sido presentados en la mesa redonda “La farmacia en Francia, Escocia, Italia y Alemania: ¿Qué está pasando?”, celebrada en la jornada del miércoles 25 de marzo de Infarma 2015. Una mesa en la que han salido a la palestra iniciativas a copiar… Pero también otras que desterrar.

Respecto a los cambios de índole económica, son muchas las voces que reclaman para las farmacias españolas un sistema retributivo mixto que complemente el margen del medicamento con una tasa fija por dispensación. Este es el sistema con el que trabajan las farmacias alemanas. En concreto, un margen comercial del 3 por ciento más 8,35 euros por dispensación (a lo que se añaden 0,16 euros si es realizada en servicio de urgencia).Aún así, la red de oficinas de farmacias cada vez es menor (20.662 establecimientos en 2013 frente a los 20.921 de 2012 o los 21.238 de 2011). ¿El motivo?

Este sistema retributivo no consigue frenar que, actualmente “cada semana cierran una media de 1,5 farmacias en Alemania por irrentabilidad”, ha denunciado Wolfgang Kempf, farmacéutico y Head of the Advisory Board de Alphega en el país teutón. En concreto, en 2013 se produjeron 433 cierres de boticas, cifra superior a las apenas 174 nuevas aperturas.

Como ocurre en España, en Alemania no se ha potenciado hasta ahora la oferta de nuevos servicios profesionales como en cambio sí se hace en Escocia, donde ha desarrollada una cartera de servicios a ofrecer pro las farmacias dentro del propio Sistema de Salud. Por ejemplo, previa formación, los farmacéuticos escoceses tienen el respaldo de su Administración para realizar prescripción farmacéutica en síntomas menores (diarreas, problemas cutáneos, gripes…), según ha destacado Noel Wicks, managing director rigth Medicine Pharmacy de Escocia. Unas prescripciones que son abonadas por el propio sistema sanitario y que se cifraron en torno a dos millones de recetas prescritas por las farmacias el pasado ejercicio. Asimismo, también existen numerosos programas de seguimiento y control de pacientes (400.000 personas integradas en el programa de atención a crónicos desde la farmacia, por ejemplo). Según cálculos de Wicks, “el 50 por ciento de la remuneración de las farmacias escocesas que participan en esta cartera de servicios proviene de estas funciones adicionales”, si bien destaca que ello no evita que la farmacia escocesa también pase por una época de incertidumbre económica. Al menos, esa incertidumbre no es tal en el ámbito asistencial.

Por otra parte, Italia es un buen ejemplo a imitar en otra de las eternas peticiones de la farmacia comunitaria española: la vuelta de los medicamentos de diagnóstico hospitalario en las farmacias. Colegios y sociedades científicas nacionales vienen denunciando que la decisión de dispensar este tipo de medicamentos en los servicios de Farmacia Hospitalaria solo tiene un objetivo económico (evitar el margen de las farmacias) e, incluso, ya se han presentado alternativas muy similares a la existente en Italia (como es el caso de la propuesta de Sefac al respecto). En el país transalpino, es el Estado quien compra estos medicamentos y las farmacias los dispensan a cambio de una retribución. Según ejemplificó en esta mesa Marco Nocentini, presidente de Fedefarma para la región de Toscana (equivalente al Consejo General), “un medicamento que ronde un precio de 50 euros PVP es adquirido por el Estado a un coste de 5 euros y las boticas reciben cuatro euros por su dispensación”. Según confirma, “es un sistema que hemos aceptado”.

Pero en Italia está también la otra cara de la moneda: lo que se debe evitar. El Consejo de Ministros ha aprobado recientemente un proyecto de ley que será ahora debatido en el parlamento y que elimina las restricciones en la propiedad de boticas. Ahora, los esfuerzos de Fedefarma se centran, según adelanta Nocentini, en conseguir que se implante “un porcentaje máximo de capital no profesional” así como límites a la expansión de cadenas. Y todavía podía haber sido peor: la presión del sector consiguió eliminar otras cuestiones que recogía el proyecto de ley como la ampliación en un 100% de la red de farmacias (pasando de las 20.000 actuales a 40.000 a través de bajar el ratio a 1.500 habitantes por establecimiento) y permitir la venta de medicamentos de prescripción fuera de las boticas. “Lo primero (ampliación del mapa) hubiese sido la ruina del sector de oficinas de farmacia y lo segundo (venta en otros canales) lo nunca visto en todo el mundo”, ha apuntado Nocentini.

Fuente: El Global

713 millones de euros para investigadores

Las Consolidator Grants, están destinadas a investigadores de cualquier nacionalidad que trabajen en la Unión Europea o que estén dispuestos a trasladarse a ella. Que tengan entre 7 y 12 años de experiencia después de haber obtenido el doctorado y que trabajen en un centro de investigación.

En esta convocatoria, han conseguido subvenciones investigadores de 38 nacionalidades. A los científicos españoles les han correspondido 33 becas, por detrás de alemanes con 69, franceses con 44 y británicos con 37. También han sido becados más de 30 investigadores procedentes de Australia, Canadá, China, India, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Rusia y Estados Unidos.

La proporción de mujeres ha sido del 28% (24% en 2013) y han obtenido en proporción más becas que los hombres, 15,2% para ellas y un 14,9% para ellos.

En total se presentaron 2.528 candidatos con una media de edad de 39 años.

Investigarán sobre las causas de los comportamientos peligrosos de los adolescentes, la naturaleza del autismo o la dislexia, o irán más allá de las teorías de Einstein para entender mejor la gravedad o el universo oscuro.

Fuente: EuroXpress