Archivo por meses: Septiembre 2014

Las farmacéuticas siguen ajustando sus plantillas para capear el temporal

La industria farmacéutica establecida en España ha tenido que enfrentar unos años difíciles por la aprobación de sucesivas medidas dirigidas a reducir la factura farmacéutica y por el famoso patent cliff, situaciones que han impactado en sus márgenes y en la rentabilidad que han obtenido de sus inversiones. Para tratar de compensar este impacto, los laboratorios, que están comprometidos con los pacientes y con el Sistema Nacional de Salud, pero que también se deben a sus inversores, han tenido que acometer diferentes reformas estructurales que, en muchos casos, han tenido como consecuencia la reducción de sus plantillas (6.000 empleos perdidos solo entre 2008 y 2012 según Farmaindustria). Una situación que tiene visos de continuar, como se ha constatado con el reciente anuncio de Roche, y que ya había sido augurada por Pedro Luis Sánchez, director del departamento de Estudios de la patronal: “Si se cumplen las previsiones de evolución del gasto y tenemos un par de años más de caídas absolutas, no es previsible que se recupere el empleo perdido. De hecho, es probable que algunas empresas tengan que acometer nuevos despidos”.

En lo que respecta a la operación de Roche, afectará a unos 100 trabajadores de las áreas comerciales y de soporte. La noticia choca con el anuncio de siete nuevos lanzamientos previstos para este año, algunos de los cuales aún no han tenido lugar. Concretamente, afectará a empleados de las áreas de marketing, médico, govermental affairs y finanzas, entre otros, confirman desde Roche. Los motivos esgrimidos por el director general, Andreas Abt, tienen que ver con “los cambios en el entorno y el impacto de las medidas de control de gasto farmacéutico”, que han mermado el crecimiento de las ventas de este laboratorio en España en los últimos años.
Unos motivos que se incluyen entre los que adujo la alemana Boehringer Ingelheim, que anunció en abril su necesidad de prescindir de unos 80 empleados. Desde su filial incluso se atrevieron a precisar que, además de las medidas que afectan a todo el sector y los efectos de algunas pérdidas de patente, eran la disminución del precio de Spiriva y Pradaxa (con un impacto previsto de 9,7 millones de euros en 2014), las restricciones de acceso al mercado de los nuevos anticoagulantes y las dificultades para obtener el precio y reembolso para nuevos productos las causas que habían motivado esta decisión.
Junto a estos anuncios negativos y recientes de parte de compañías multinacionales en el último año, cabe hacer mención a la española Almirall, que tuvo que emprender 180 despidos en nuestro país. En una entrevista con EG, el nuevo director general para España, Israel García, apelaba igualmente a la reducción de las ventas en el mercado nacional, una evolución que, según dijo, ha ido en consonancia con la caída del gasto farmacéutico. Y en relación con esto, García lanzaba unas previsiones poco halagüeñas, entendiendo que la cifra de negocio de esta compañía va a ir a la par del crecimiento del gasto, que según algunas fuentes especializadas no retomará un crecimiento en términos absolutos hasta 2017.

Otros procesos previos 
En los años anteriores a 2014, ya se había impulsado un número elevado de expedientes de regulación de empleo en el seno de las compañías de la industria farmacéutica que operan en España. En este sentido, habría que destacar los 200 despidos aplicados por la alemana Merck en 2012, o los 140 de MSD de su planta de San Agustín de Guadalix. La primera para ajustar su estructura; la segunda, como paso previo al cierre de una planta que finalmente fue vendida.
En una línea similar operó la americana Pfizer en 2011. En su caso, el anuncio afectaba a 220 empleos, en torno al 10 por ciento de la estructura total. En todo caso, según confirmaron a EG fuentes autorizadas de la filial, “se trata de un proceso de reestructuración que comenzó entonces y continúa a día de hoy”. Por lo tanto, no puede entenderse esta cifra como definitiva.
Otra de las compañías que en su momento tuvo que hacer una dura reducción de su plantilla fue la francesa Sanofi. En su caso, han sido un total de tres los procedimientos abiertos: dos en 2008, antes incluso de la aprobación de los reales decretos; y uno en 2010, año en el que llegaron los dos con más impacto en los márgenes de los laboratorios, el RDL 4/2010 y el RDL 8/2010. En total, la filial prescindió del 20 por ciento de sus trabajadores para poder afrontar los retos a los que se enfrentaba para garantizar su competitividad.
A pesar de ello, tanto Sanofi como alguna de las compañías citadas que se vieron envueltas en la aplicación de ajustes pueden hoy sacar pecho con el anuncio de nuevas incorporaciones. Concretamente, la francesa confirmaba a EG la contratación de 70 nuevos profesionales entre 2013 y 2014. “Ahora estamos en un proceso de estabilización de nuestra plantilla y hemos procedido a contrataciones en áreas que era necesario reforzar. Sobre todo aquellos equipos relacionados con nuestras plataformas de crecimiento, nuestros nuevos lanzamientos y los nuevos roles de la industria farmacéutica”, explican.
Un caso parecido es el de la filial de la alemana Merck. Las malas noticias de 2011 están siendo revertidas con anuncios de inversión, que también traen puestos de trabajo. Así, desde la compañía aseguran que “es preciso hacer frente a nuevas necesidades por un incremento de la producción”, lo que se va a traducir en un aumento de la plantilla en unas 53 personas. En total, se incorporarán 20 personas a la planta biotecnológica de Tres Cantos. Por otro lado, la planta química, la planta farmacéutica y el área de calidad de sus instalaciones en Mollet del Vallés requerirán la llegada de 30 nuevos trabajadores.
Y en el apartado de los ejemplos positivos, también hay que situar a compañías como Novartis, Bayer o Celgene, cada una con sus particularidades. En el caso de la primera de ellas, no se conocen noticias negativas. La filial ha pasado de los 2.880 empleados en 2011, a los 3.099 en 2013, y no hay previsión de recorte.
Por la parte de Bayer, fuentes de la compañía aseguran que, pese a las dificultades de estos años, se ha logrado mantener una cierta estabilidad por “la necesidad de asegurar el éxito del lanzamiento de los nuevos productos”. Esto, aseguran, “ha compensado de alguna manera el impacto que hubiera supuesto en los empleados la caída de las ventas”.
Por último, en lo referido a Celgene, buena parte de ese crecimiento viene dado por su corta pero ascendente trayectoria en nuestro país. Concretamente, abrió instalaciones en España allá por 2006, año en el que contaba con 13 empleados. Actualmente ya son más de 120 empleados.
Dicho esto, habría que añadir que en todos los casos analizados, los negativos y los positivos, las nuevas circunstancias han obligado a las compañías a un profundo proceso de reorganización interna.

Fuente: El Global

España es el país de la OCDE donde más rápido aumenta la penetración de los genéricos

Según datos recientemente publicados por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), España es el país con la mayor tasa de crecimiento de la cuota de mercado de los medicamentos genéricos en el periodo comprendido entre 2008 y 2012. En concreto, tal y como recoge el Boletín de Coyuntura del Mercado del Medicamento en España número 110 que elabora mensualmente FARMAINDUSTRIA, en estos cuatro años la cuota se ha duplicado, pasando del 9% de 2008 al 18% de 2012. Las estimaciones sitúan esta cuota de mercado alrededor del 20% en la actualidad.

El Boletín señala que las menciones en España a una mayor penetración de la cuota de mercado de los medicamentos genéricos suele asociarse erróneamente a una mayor capacidad del sistema para generar ahorros del gasto farmacéutico. Pero la realidad es que esta capacidad para generar ahorros está vinculada a la cuota de mercado de los medicamentos que están a “precio de genérico”, sean estos productos genéricos o marcas originales que han bajado su precio al nivel de sus genéricos correspondientes.

Cabe recordar que en nuestro país, y como consecuencia de la regulación sobre financiación pública de medicamentos que han perdido la patente, para que un medicamento de marca mantenga la financiación tiene que alinear su precio al nivel de su genérico correspondiente. Esto ha ocurrido, tal y como señala el Boletín, en prácticamente el 100% de los medicamentos de marca que cuentan con competencia genérica. Así, en España las marcas y sus genéricos están al mismo precio, por lo que la capacidad de generar ahorros no depende de la cuota de penetración de genéricos, sino de la cuota de mercado de los medicamentos que están a “precio de genérico”, sean marcas o genéricos.

Esta realidad cambia en otros países, donde genéricos y marcasmuestran precios dispares. En esos casos, la mayor penetración de la cuota de mercado de los medicamentos genéricos si se podría asociar a una mayor capacidad de ahorro, siempre y cuando los precios de éstos se situasen por debajo de las marcas. En nuestro país, hablar sólo de la cuota de mercado de los genéricos supone ignorar la contribución a la sostenibilidad que hacen otros productos que están a su mismo precio aunque técnicamente no tengan la consideración de medicamentos “genéricos”.

Comparando la cuota de penetración de los genéricos en España con otros países de nuestro entorno, encontramos a países como Reino Unido o Alemania con cuotas notablemente mayores (32% y 37% respectivamente), países como Portugal y Noruega con tasas similares (19% y 17% respectivamente), y países con cuotas muy inferiores como los casos de Bélgica o Irlanda (13% cada uno) o Italia (9%).

Mantener la competitividad de la industria, imprescindible para la CE

Por otro lado, el Boletín se hace eco de un informe de la Comisión Europea sobre la industria farmacéutica, de reciente publicación, que avala la contribución de este sector de actividad a la economía continental. Así, el informe glosa de forma pormenorizada las principales aportaciones de la industria farmacéutica a la economía europea en términos de producción, I+D, empleo, productividad y contribución al sector exterior, así como confirma que la industria farmacéutica es uno de los pilares de la economía basada en el conocimiento y que es imprescindible mantener su competitividad.

En contraposición, el informe reconoce que la incertidumbre sobre la evolución de su mercado, las restricciones presupuestarias y la inseguridad sobre el marco actual, están afectando de forma negativa al desarrollo pleno de todo su potencial. De esta forma, identifica una serie de factores que limitarán el posible crecimiento de esta industria: las restricciones presupuestarias de las administraciones públicas, las políticas generalizadas de recorte del gasto farmacéutico, el incremento del coste de la investigación farmacéutica, las deficiencias de los regímenes de protección de la propiedad intelectual y las barreras al comercio exterior de productos farmacéuticos, entre otros muchos.

En este contexto, y en previsión de estas barreras al desarrollo de la industria, la CE ha manifestado su compromiso para fomentar e implementar políticas que incentiven la conformación de una industria farmacéutica europea sostenible y competitiva que permita mejorar el acceso de los pacientes a los medicamentos innovadores.

Fuente: Farmaforum

Sanidad impone el pago por resultados a los laboratorios: si el fármaco no cura, no cobran

El Ministerio de Sanidad y la farmacéutica estadounidense Merck Sharp & Dohme (MSD) han llegado a un acuerdo inédito en nuestro país para aprobar y financiar un costoso tratamiento para la hepatitis C, que la compañía acaba de sacar al mercado. La sanidad pública asume el coste del nuevo medicamento sólo en los casos en los que logre curar al paciente y en aquellos afectados que resulte menos eficaz de lo esperado, la farmacéutica no verá un euro por el mismo. Toda la información en elEconomista Sanidad.

Este novedoso acuerdo entre proveedor y pagador en el sistema sanitario se había puesto en funcionamiento ya por algunos hospitales a título propio para adquirir algunos fármacos de alto coste, pero es la primera vez que el Ministerio de Sanidad utiliza esta fórmula para poder financiar un nuevo medicamento para todo el sistema.

El nuevo fármaco de MSD, denominado Victriles, cuyo principio activo es boceprevir, está indicado para el tratamiento de la hepatitis C, una enfermedad con la que Sanidad se había encontrado con un dilema económico en los últimos meses. El fármaco más eficaz hasta ahora para esta patología (más de un 90 por ciento de curación), propiedad de la compañía Gilead (de EEUU) y ya aprobado en la Unión Europea, había llamado a las puertas del Ministeriocon un precio de salida casi imposible de hacer frente: 60.000 euros por tratamiento.

El tratamiento de MSD ha mostrado una eficacia casi parecida y Sanidad, con este acuerdo alcanzado, tiene ahora un as en la manga para poder negociar con Gilead una rebaja en el precio si quiere ser comercializado en España.

Paciente “curado”

En el caso del novedoso acuerdo con MSD, el contrato de los llamado de “riesgo compartido” se basa en la definición de paciente “curado”, de manera que el Sistema Nacional de Salud sólo asume el coste de los pacientes que logran la curación. La implementación y gestión del acuerdo se concretará con cada comunidad autónoma u hospital que lo ponga en marcha. “Este acuerdo de riesgo compartido pone de manifiesto el esfuerzo que desde el Ministerio de Sanidad, en colaboración con nuestra compañía, se está realizando para que todos los pacientes del Sistema Nacional de Salud afectados por hepatitis C crónica tengan acceso a sus tratamientos”, asegura Joaquín Mateos, director médico de MSD en España.

No es el único pacto anticrisis al que ha llegado este verano Sanidad para poder aprobar los nuevos medicamentos contra la hepatitis C que acaban de llegar al mercado español. Con la también estadounidense Janssen (división de Johnson&Johnson), la administración pública ha alcanzado un acuerdo de riesgo compartido con su medicamento Olysio (simeprevir), que ha demostrado tasas de éxito similares a los otros dos fármacos.

En este caso, la compañía se ha comprometido a cubrir los costes del tratamiento cuando éstos sean mayores al presupuesto fijado por el Ministerio. En este caso, el acuerdo se denomina de techo máximo de gasto. “Hay un techo de gasto, de forma que las comunidades autónomas sólo se podrán gastar equis cantidad de dinero, que es el que han tenido el año pasado para el tratamiento de la hepatitis C. Pero no habrá techo de enfermos, y todos los que requieran el tratamiento será abonado por el laboratorio”, ha afirmado el presidente de la Comisión de Sanidad y diputado del Partido Popular, Mario Mingo.

La propia Janssen ha confirmado que, en el caso de que el coste de los tratamientos sean superiores al presupuesto fijado por Sanidad, el laboratorio correrá con los costes del mismo. Antonio Fernández, director de Acceso al Mercado y Goverment Affair de la compañía, reconoce que “el tiempo para la aprobación ha sido récord y refleja la necesidad que existe para la introducción de estos medicamentos de segunda generación”.

En este sentido, añade que “el acuerdo con el Ministerio trata de limitar el impacto presupuestario y demuestra nuestra coherencia con las políticas de precios y la atención a las necesidades del sistema sanitario”.

Roche, Merck y UCB

La reducción de un 30 por ciento en el gasto público en fármacos de los últimos tres años ha llevado a los laboratorios a poner en marcha este tipos de acuerdos con la Administración para poder introducir en el mercado nuevos medicamentos. Algunas de las multinacionales de fármacos más importantes, como Roche y Merck, ya han firmado acuedos puntuales de este tipo con varios hospitales españoles. En estos casos se trataba de medicamentos ya aprobados por Sanidad, pero que por su alto coste, veían frenado su uso posteriormente en los hospitales, que son los pagadores finales.

La farmacéutica belga UCB también ha firmado ya 16 acuerdos de este tipo con hospitales de seis comunidades autónomas.

Fuente: El Economista

La presidenta de Farmaindustria reclama un marco regulatorio específico para los medicamentos biológicos

Elvira Sanz, presidenta de Farmaindustria, ha reclamada en el XIV Encuentro de la Industria Farmacéutica Española, celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, un marco regulatorio específico para los medicamentos biológicos que evite la disparidad normativa y establezca una convivencia equilibrada entre medicamentos biológicos originales y biosimilares.

El encuentro, celebrado en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid, bajo el título de “Los nuevos medicamentos biológicos: revolución terapéutica y económica”, fue inaugurado por la Secretaria General de Sanidad, Pilar Farjas.

Durante su intervención, la presidenta de Farmaindustria puso de manifiesto que los medicamentos biológicos están dando respuesta  a enfermedades para las que no se ha encontrado solución en la síntesis química, y destacó que las diferencias existentes entre éstos y los medicamentos tradicionales hacen que requieran un tratamiento especial, también desde el punto de vista legal. Por ello insistió en que el desafío más importante en este campo es la definición de un marco regulatorio específico que contemple la no sustitución o intercambio de medicamentos biológicos,  y mostró su oposición a la equiparación de los biosimilares con los genéricos, dado que responden a lógicas diferentes.

Aunque se mostró partidaria de conseguir ahorros que devenguen de la pérdida de exclusividad de los productos biológicos, insistió en que la industria farmacéutica innovadora no puede aceptar que dichos ahorros se consigan sin atender a principios básicos como son la no intercambiabilidad y la no sustitución. “Defendemos –recalcó- la máxima competencia una vez superada la protección de las patentes, pero no aceptamos la utilización de prácticas que supongan una discriminación de los productos originales”.

Asimismo, en opinión de la presidenta de Farmaindustria es necesaria una apuesta por este tipo de investigación que posibilite que la sociedad acceda a las extraordinarias oportunidades que ofrecen los avances científicos en este campo. Al respecto, aseguró  que en España la industria farmacéutica innovadora está preparada para afrontar ese reto y liderar el desarrollo de las terapias de origen biológico, destacando su contribución diferencial para combatir la enfermedad y, por tanto, ahorrar recursos sociales y sanitarios al país. En este sentido, recordó que en nuestro país la industria farmacéutica invierte en torno a 200 millones de euros anuales (alrededor del 20% de su gasto total en I+D) en el ámbito biotecnológico, y que unas 60 nuevas moléculas de origen recombinante se encuentran en fase de desarrollo, con más de 275 ensayos clínicos en marcha, principalmente en las áreas de oncología, inmunología y hematología.

Fuente: Pharmatech

Método revolucionario de administración automática y localizada de dosis de medicamentos

Aproximadamente una de cada cuatro personas mayores sufre de dolor crónico. Muchas de esas personas toman medicamentos, generalmente en forma de píldoras. Pero esa no es la manera ideal de tratar el dolor, ya que obliga a los pacientes a tomar medicamentos con bastante frecuencia y pueden sufrir efectos secundarios como consecuencia de que el contenido de las píldoras se propaga a todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo.

Ahora, unos investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge, Estados Unidos, han perfeccionado una técnica que podría permitir que medicamentos para el dolor y otros fármacos fuesen administrados directamente a partes específicas del cuerpo, y en una dosificación regular y estable durante un período de hasta 14 meses.

El tiempo que se mantiene liberando los fármacos el nuevo sistema, desarrollado por el equipo de la ingeniera Paula Hammond, supera significativamente el alcanzado por la mayoría de las películas biodegradables comerciales de administración controlada.

En principio, una vez se implanta, el nuevo dispositivo libera el fármaco poco a poco durante más de un año sin que nadie tenga que hacer nada más, ni siquiera retirar la película cuando su medicamento se ha agotado. Para conseguir que se libere el fármaco durante un tiempo largo, normalmente es necesario algo que pueda retener el fármaco, como un depósito o dispositivo comparable. Y por lo general no es degradable; libera el fármaco lentamente, pero una vez lo ha soltado todo se queda como un objeto extraño retenido en el cuerpo, y la única forma de hacerlo desaparecer es sacarlo, esencialmente mediante cirugía.

En cambio, el nuevo método utiliza películas delgadas biodegradables de tamaño nanométrico cargadas con moléculas de fármacos que el cuerpo absorbe poco a poco. La película se acaba disolviendo y no queda nada de ella dentro del cuerpo.

En el trabajo de investigación y desarrollo también han intervenido Bryan Hsu y Samantha Hagerman, del MIT, así como Myoung-Hwan Park, de la Universidad Sahmyook en Seúl, Corea del Sur.

Fuente: NCYT

La UE lidera un proyecto global para acelerar la aprobación de genéricos

La Unión Europea ha dado un paso más en favor del genérico con la puesta en marcha de un proyecto de tres años a nivel global que busca acortar tiempos en la evaluación de las solicitudes de estos medicamentos. De este modo, el programa piloto que desarrollarán los Reguladores Internacionales de Medicamentos Genéricos (IGDRP) pretende que las autoridades nacionales compartan más datos sobre la revisión previa a la comercialización de medicamentos.
Así, las agencias reguladoras internacionales compartirán los informes de evaluación generados como parte del procedimiento descentralizado en tiempo real. Esto debería permitir que los medicamentos se autoricen de manera coordinada aproximadamente al mismo tiempo en diferentes países.
La primera fase del proyecto piloto contará con la participación, además de la UE, con Australia, Canadá, China Taipei y Suiza. No obstante, otros organismos internacionales podrán participar en el programa piloto en una etapa más avanzada. Entre estos, destacan Brasil, Japón, Corea, México, Nueva Zelanda, Rusia y Sudáfrica. Asimismo, Dirección Europea de la Calidad de los Medicamentos y la Asistencia Sanitaria. (Edqm) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) participarán como observadores del proyecto.
Desde la Unión Europea aseguran también estar estudiando la posibilidad de compartir información sobre los estudios de bioequivalencia, bio-analítica, y en cuestiones de calidad farmacéutica.
El IGDRP se formó en abril de 2012 con el objetivo de promover la colaboración para promover la colaboración para promover la aprobación de medicamentos genéricos. Un objetivo que busca para hacer frente a” los desafíos planteados por el aumento de las cargas de trabajo, la globalización y la complejidad de las cuestiones científicas”, según aseguró el citado organismo tras su formación.

Fuente: El Global